Última hora

Última hora

Empieza la cuenta atrás para el referéndum de independencia en Escocia

Leyendo ahora:

Empieza la cuenta atrás para el referéndum de independencia en Escocia

Tamaño de texto Aa Aa

Faltan 100 días para que tenga lugar el referéndum de independencia de Escocia, una consulta histórica sobre el futuro de la región y del Reino Unido.

Los cuatro millones de escoceses de más de 16 años están llamados a las urnas el 18 de septiembre para pronunciarse sobre el acuerdo que une a Escocia con Inglaterra desde hace 307 años.

Fue el 15 de octubre de 2012 cuando el primer ministro británico, David Cameron, y el ministro principal de Escocia, Alex Salmond, firmaron los acuerdos de Edimburgo por los que se autorizaba a realizar la consulta.

Según los datos recopilados por el Financial Times, un 48% de los votantes escoceses votarían por seguir bajo la bandera británica frente al 35% que preferiría seguir un camino aparte.

“Estoy un poco dividido, un 50-50. Por una parte mi corazón grita Escocia, pero mi cabeza me dice que deberíamos permanecer junto con el Reino Unido. Por eso aún no lo tengo claro”, dice un escocés.

Las cuestiones económicas están en medio de un debate cada vez más apasionado. Los dos bandos intentan convencer a los votantes de que la prosperidad de Escocia está en juego.

Según los cálculos del ministro principal de Escocia, Alex Salmond, si ganara el “sí” cada escocés podría ganar unos 1.230 euros más por año y la economía crecería más de seis mil millones de euros por año.

“Durante 15 años podemos hacer a Escocia una sociedad más próspera. Ese es un argumento infinitamente más creíble que las cifras dadas por el Tesoro, que han sido manipuladas”, asegura Salmond.

Su estrategia económica se basa en las reservas de petróleo del Mar del Norte. Se encuentran en aguas territoriales escocesas pero actualmente son explotadas por Londres.

Por su parte, el primer ministro conservador, David Cameron, y la oposición laborista argumentan que Escocia es más rica y más fuerte en el seno de Gran Bretaña.

‘‘Estando unidos el futuro de Escocia será más seguro, las finanzas más fuertes y la sociedad más progresista. Porque como Reino Unido podemos aunar recursos y compartir riesgos”, dijo en rueda de prensa Danny Alexander, secretario del Tesoro.

Para intentar convencer a los Escoceses de permanecer unidos, Londres ya ha hecho concesiones, con transferencia de poderes a una Escocia que desde 1997 ha incrementado notablemente su autonomía y que ha amenazado con abandonar la libra como moneda en caso de independencia.