Última hora

Última hora

Voces del Día D

Leyendo ahora:

Voces del Día D

Tamaño de texto Aa Aa

Hélène Liaigre. 84 años:
“Escuchamos el ruido de las bombas toda la noche, después vimos que llegaban los soldados, que nos dieron comida porque desgraciadamente no teníamos nada. Ellos lo sabían, porque nos decían: té y galletas para tu madre y cigarrillos para tu padre. Estabamos contentos porque sufrimos mucho durante la guerra. Mi madre estuvo encerrada durante 48 horas en Bayeux. Yo estaba encantada, sobre todo cuando vimos al general de Gaulle en la plaza del Castillo con el señor Triboulet, que era entonces subprefecto. Y la verdad es que estábamos aliviados, porque con las cartillas de racionamiento y todo eso era muy difícil”.

Albert Liaigre. 84 años: “Lo supimos por los franceses, que nos dijeron: podéis volver a vuestras casas. Pero claro, cuando volvimos todo estaba destrozado, las ventanas por supuesto, las baldosas del suelo. Además estaba todo lleno de moscas, porque había muertos por todos lados, también había animales y de todo. Era espantoso”. Habían colocado minas por todos sitios. De hecho mucha gente murió al pisarlas. Nosotros no morimos porque no era nuestra hora. Dentro de nuestra desgracia, tuvimos suerte.

Jeannette Ratel. 89 años:
“Sabía que los ingleses iban a desembarcar, aunque no exactamente dónde, porque mi madre tenía dos hermanas que después de la guerra de 1914 se casaron; una con un escocés, y la otra con un inglés. Esta última escribió a mi madre varios meses después diciendo que Percy, así se llamaba mi tío, se iba a “mudar”, asi que lo sabíamos, porque esa palabra era un código.

Al día siguiente por la mañana fuimos a la calle principal y vimos que los ingleses estaban llegando. Y eso fue un auténtico estallido de alegría: todo el mundo decía “están aquí, están aquí”.

La gente empezó a colgar banderas en las ventanas y de pronto, escuchamos: “los alemanes vuelven” asi que inmediatamente, desaparecieron todas las banderas. Fue realmente espectacular y después resulta que no, que no volvían y de nuevo explosión de júbilo. Mis padres, que eran muy anglófilos, descorcharon una botella, por supuesto”.

Guy Ratel. 87 años :
“Nosotros les gritábamos “bravo, bravo” y ese tipo de cosas. Fue muy tierno yo tenía 16 o 17 años. Les pedimos un cigarrillo, y ellos estaban encantados y nos daban chocolatinas y esas cosas. Yo tuve que recoger muertos en plena calle y todo eso. También había cadáveres de soldados alemanes”

Jeannette Ratel:
“Esas imágenes nos han perseguido toda la vida, eso está claro”

Guy Ratel:
“Se te queda grabado. Yo pienso en ello todo el tiempo”.