Última hora

Última hora

El agua se acaba para los refugiados sirios en Jordania

Leyendo ahora:

El agua se acaba para los refugiados sirios en Jordania

Tamaño de texto Aa Aa

Estamos en Zaatari, uno de los campamentos de refugiados más grandes del mundo, situado en Jordania, cerca de la frontera con Siria. Aquí viven más de cien mil personas, la mayoría ha huído de Siria. Y siguen llegando. Más de la mitad son niños. Diversas organizaciones trabajan para ofrecer servicios básicos. El agua escasea, sobre todo en verano. Llega en camiones y antes de repartirla, se examina.

“Cuando el camión cisterna está lleno probamos la calidad de cloro y del agua. Solamente cuando estamos seguros de que el agua es buena y puede beberse, la distribuimos entre la población”, explica este responsable.

Se necesitan 7 millones de euros antes de que finalice el año o las organizaciones tendrán que suspender sus servicios humanitarios. Según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia hay que instalar 4.400 servidores de agua y saneamientos adicionales: “No podemos generar más agua. Unicef y la ONU apoyan al Gobierno con el objetivo de mejorar las estaciones de bombeo de agua y reabilitar los pozos de sondeo para que el sistema funcione de una forma más eficaz”, dice Toby Fricker, de Unicef.

Cada día aquí se necesitan tres millones y medio de litros de agua. La comida y la sanidad también son necesidades urgentes.