Última hora

Última hora

El derecho al olvido en un mundo globalizado

Leyendo ahora:

El derecho al olvido en un mundo globalizado

Tamaño de texto Aa Aa

Stéphanie (Bruselas):
Tras una decisión del Tribunal Europeo de Justicia, Google permite a los europeos que se respete su derecho al olvido en Internet. ¿Qué piensa usted?

Albéric Guigou, cofundador de la agencia Reputation Squad, especializada en la gestión de la reputación en Internet:

“Google ha reaccionado con celeridad tras la reciente decisión del Tribunal de Justicia Europeo y ha puesto a la disposición de los internautas un formulario en línea que pueden rellenar. Solo tienen que señalar la información que desean suprimir, identificarse y exponer las razones por las desean que sea retirada de la web.

En tan solo unos días, ha habido una decena de miles de solicitudes.

Estas peticiones del derecho al olvido tendrán que ver, en la mayoría de los casos, con usurpaciones de identidad, difamaciones, ficheros de contenido pornográfico que hayan sido puestos en Internet, etc.

La decisión de Google de poner a disposición de los internautas este formulario supone un reconocimiento, de facto, de la pertinencia de esta noción del derecho al olvido que durante tanto ha negado. Esto supone un avance considerable. Ahora, para Google, la prioridad es saber comunicar porque no hay que olvidar que todo esto es, ante todo, una cuestión económica, así que ha puesto en marcha este dispositivo para mostrar su buena voluntad. Aunque eso no quiere decir que no vaya a interpretar esta decisión de justicia a su manera o que no la vaya a aplicar de manera restringida.

Pero, hay que tener en cuenta que este formulario tiene sus límites, por un lado, Google no puede hacer desaparecer el enlace de Internet, siempre habrá una manera de encontrarlo y, por otra parte, Google solo puede aplicar esta decisión en Europa, así que si en vez de utilizar la extensión francesa o alemana de Google, utilizamos la estadounidense o la mexicana, la gente acabará llegando a esa información que Google ha hecho desaparecer de sus dominios europeos. En un mundo cada vez más globalizado, esta decisión solo resuelve una parte del problema.