Última hora

Última hora

Altas probabilidades de que Irán y EEUU colaboren en la crisis de Irak

Leyendo ahora:

Altas probabilidades de que Irán y EEUU colaboren en la crisis de Irak

Tamaño de texto Aa Aa

Irak se sumerge irremediablemente en el caos. El ataque lanzado el 9 de junio por los yihadistas constituye “una amenaza vital” para el país y “un grave peligro para la región” ha dicho el enviado especial de la ONU a Bagdad, Nickolay Mladenov. En el mismo sentido se ha pronunciado Ban Ki-moon, el secretario general de la ONU, para quien hay un “riesgo real” de “una violencia sectaria a escala masiva en Irak y más allá de sus fronteras”.

Las señales de alarma se encienden una detrás de otra, mientras el mundo tiene los ojos puestos en Irán, para ver cómo responde y si tiende puentes con Estados Unidos en este momento de crisis. De todo ello hemos hablado con Arash Aramesh, analista de la universidad de Stanford, en Estados Unidos.

euronews: ¿Quién se beneficia en el región de un Irak dividido?

Arash Aramesh: A corto plazo la influencia de Irán en la región se reduciría considerablemente si Irak se convirtiese en un país federal con una parte en manos de los suníes, otra: el centro y el sur, controlada por los chiíes, y la zona del Kurdistán. Pero a largo plazo, podría significar la desestabilización de la región. La creación de un Kurdistán independiente podría ser peligroso para Irán y Turquía. Por otro lado, un país suní independiente dentro de las fronteras de Siria e Irak podría ser peligroso, incluso para aquellos Estados del Golfo que apoyan a los grupos extremistas. Si estos grupos consiguieran más poder del debido, esos países estarían en peligro.

euronews: Hay varios informes sobre el despliegue en Irak del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán. Sin embargo, funcionarios iraníes lo niegan. ¿Por qué el régimen iraní debería ocultar que apoya a Irak?

Arash Aramesh: Incluso los chiíes podrían no estar de acuerdo con el despliegue de fuerzas militares en Irak. No hay que olvidar que una guerra enfrentó a Irán e Irak durante ocho años; y hay un trasfondo histórico de rivalidad entre estas dos potencias regionales. Además, el Gobierno de Nuri al Maliki no ha enviado ninguna solicitud en ese sentido. Si Irán hubiera enviado unidades militares a Irak, querría mantenerlo en secreto, para que los extremistas suníes no lo utilicen en su contra. Precisamente, uno de sus argumentos es que el Ejecutivo de Al Maliki es más leal a Teherán que a los propios iraquíes.

euronews: El portavoz del Pentágono, el contraalmirante John Kirby, ha dicho que no hay planes para mantener consultas con Irán sobre las actividades militares en Irak. Pero por otro lado, el secretario de Estado John Kerry ha afirmado que están abiertos a cualquier proceso constructivo que pueda reducir la violencia en ese país. ¿Hay posibilidades reales de que Irán y Estados Unidos colaboren? ¿Podría tratarse de una acción militar?

Arash Aramesh: La posibilidad de una colaboración confidencial es alta. Ya lo han hecho en el pasado: en 2001, tras el ataque a Afganistán, y en 2003, Irán ayudó a Estados Unidos. Pero después de algunos desafíos y cambios en las políticas de la administración Bush, Irán se molestó. Los altos mandos del Estado iraní tienen antecedentes históricos de desconfianza y hostilidad hacia Occidente. Los intereses estratégicos en la región de ambos, tanto a corto como a largo plazo, son comunes. Estados Unidos e Irán están interesados ​​en ver un gobierno suní moderado y un Estado estable en Irak. Y esto les podría llevar a colaborar. Es importante saber que las brechas entre Teherán y Washington son muy profundas, y que la colaboración entre ambos en esta cuestión no supondrá una unidad militar o una unidad estratégica. Pero podrán trabajar juntos en algunos períodos y en algunos casos concretos.