Última hora

Última hora

El irrefrenable avance de los yihadistas en Irak

Leyendo ahora:

El irrefrenable avance de los yihadistas en Irak

Tamaño de texto Aa Aa

Cada día huyen por centenares de los combates en el norte y oeste de Irak. Este grupo escapa de un pueblo chií a 170 kilómetros al norte de Bagdad, una zona reivindicada tanto por el Gobierno federal como por el Kurdistán, y por tanto, doble objetivo para los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante. Desde la toma de Mosul el pasado 10 de junio, nada parece capaz de frenarles. Día tras día, el ejército iraquí es derrotado u obligado a batirse en retirada mientras los yihadistas avanzan. Las ciudades caen unas tras otras.

Todo comenzó en enero con la toma de Faluya. Prácticamente desde entonces, el Estado islámico de Irak y el Levante acumula las victorias. Sus conquistas no se limitan a pueblos pequeños: los yihadistas se han hecho también con grandes ciudades y puestos fronterizos que bordean con Siria. En definitiva, avances estratégicos como el logrado a lo largo de la carretera principal que va de Bagdad a la frontera siria.

Y por donde pasan, siembran el terror y lo muestran colgando en internet vídeos y fotos en blogs que han dado la vuelta a la red. Imposible verificar la autenticidad ni la amplitud de las exacciones que se atribuye el grupo terrorista. Pero además de en el terreno, los yihadistas han lanzado una guerra de comunicación encaminada entre otras cosas a reclutar en el extranjero.

Abu Muthanna al Yemeni. Combatiente del Estado Islámico de Irak y el Levante:
“Hemos participado en varios combates en Siria y dentro de unos días vamos a Irak para luchar allí, con la ayuda de Allah. después iremos a Jordania y al Líbano sin problemas”.

Tanto él como sus acólitos, supuestamente británicos, multiplican los mensajes pidiendo a sus “hermanos” que engrosen las filas de la Yihad para luchar en Irak y en Siria, pero también en puntos más lejanos. La amenaza sobre otros países empieza a ser tangible. Jordania ha sido designada como el próximo objetivo. El país, cada vez más preocupado por el avance de los insurgentes, ha reforzado la seguridad en las fronteras.

“La política de al Maliki tiene en el punto de mira a los árabes suníes”

Para hablar de las causas del avance yihadista en Irak, euronews ha ido al encuentro de Tareq al Hashemi. Exvicepresidente suní, tuvo que abandonar Irak y exiliarse en Turquía cuando el primer ministro, Nuri al Maliki, ordenó su detención un día después de la retirada del último soldado estadounidense.

Tareq Hashimi: “La política de Nouri al-Maliki tiene en el punto de mira a los árabes suníes moderados, lo que provocó un vacío que ocuparon los extremistas”, explica. “Al mismo tiempo, nuestros jóvenes, los moderados, también poco a poco se están convirtiendo en extremistas, porque no pueden tolerar las condiciones inhumanas de sus vidas. Han sido discriminados y humillados porque son suníes. No les dan trabajo. Al final final del día los extremistas se acercan a ellos diciéndoles: ¿Ves?, este es el resultado de participar en un proceso político pacífico. Cambia tu mentalidad, cambia tu comportamiento, trata de ser poderoso, de adoptar la violencia y tendrás un futuro mejor…

Este es el mensaje de los extremistas a nuestros jóvenes moderados: aquí se ve a un soldado iraquí posando para una foto con su bota sobre la cabeza de un joven suní. ¿Dónde está la dignidad de los árabes suníes aquí? En esta otra imagen se ve como el cuerpo de un joven sunni es arrastrado por un vehículo blindado. ¿Dónde está la dignidad de los árabes suníes?

euronews: “¿El equilibro que estableció Estados Unidos entre 2010 y 2013 entre chiíes y kurdos, que dejó aparte a los suníes, se ha roto tras los ataques del Estado Islámico de Irak y el Levante?

Tareq Hashimi: “La comunidad internacional no debe culparnos, debe culparse a sí misma, debe culpar a al Maliki por haberle apoyado en 2010 cuando nosotros fuimos los ganadores. Al final del día, nos dimos cuenta de que EE.UU. estaba colaborando con Irán para apoyar a al Maliki, y eso fue lo que pasó. Ha llegado el momento de que la comunidad internacional intervenga y ayude a los iraquíes a mantenerse unidos. Hay que rectificar los errores históricos y establecer un estado civil incluyente, en el que estén representados todos los iraquíes independientemente de su origen, en condiciones de igualdad, con las mismas responsabilidades y derechos”.