Última hora

Última hora

Reciclar el vidrio dependiendo de su color

Leyendo ahora:

Reciclar el vidrio dependiendo de su color

Tamaño de texto Aa Aa

Hoy, siete de cada diez botellas de vidrio en la Unión Europea son recicladas. Pero el proceso no es sencillo. El primer paso es seleccionarlas, como aquí, en una planta de reciclaje de la ciudad belga de Amberes que cada año trata 250,000 toneladas de vidrio.

“De este vidrio podemos extraer muchos materiales, explica uno de los responsables de la planta. Tenemos plástico, metales, los tapones, mucho papel, en las etiquetas por ejemplo. Y todos estos materiales deben ser separados antes de tratar el vidrio”.

Una vez recuperados los metales gracias a imanes, el resto de residuos deben ser separados a mano. Al final, 50 toneladas de vidrio son tratadas cada hora.

Después la selección se realiza de manera más precisa gracias a un novedoso sistema. Las botellas deben pasar por unas máquinas que separarán el vidrio dependiendo de su color.

Estas máquinas están dotadas de pequeñas cámaras que detectan los diferentes colores. Después varios cañones de aire orientan los residuos hacia diferentes cajones.

Al final podemos ver cómo todo el vidrio verde se encuentra en el mismo lugar. Lo mismo ocurre con el vidrio de color marrón y, por último, con el vidrio transparente.

Una vez separados estos tres colores, el vidrio reciclado es más fácil de vender a clientes con demandas específicas.

Entre estos clientes se encuentran, por ejemplo, los productores de champán.

El vidrio reciclado es más barato. Una tonelada cuesta alrededor de 50 euros. Otra ventaja es que la producción de este vidrio es más ecológica ya que fundirlo esta vez es más fácil a una temperatura más baja.

Finalmente, la calidad del vidrio sigue siendo la misma ya que el vidrio se puede reciclar cuantas veces se desee.