Última hora

Última hora

Las ramificaciones del Sarkozygate

Leyendo ahora:

Las ramificaciones del Sarkozygate

Tamaño de texto Aa Aa

Una victoria electoral que puede costar caro a Nicolas Sarkozy. Sus cuitas con la justicia habrían comenzado en parte con esta campaña electoral que le condujo al Elíseo en 2007.
Las sospechas de tráfico de influencias surgieron durante una investigación sobre acusaciones relativas a la financiación de su campaña electoral por la Libia de Gadafi. El líder libio hizo una comentada visita a París meses después de la elección de Sarkozy. Fue la primera invitación de un jefe de Estado occidental a Gadafi desde el aislamiento que se le impuso en los años 80.

Pocos días antes de los bombardeos occidentales contra Libia en 2011, Gadafi afirmó haber proporcionado a Sarkozy fondos para su campaña. En Trípoli, el hijo menor del coronel, Saïf Al-Islam Gadafi, confirmaba a euronews esas acusaciones:
 
Saïf Al-Islam Kadhafi :
“Para empezar, Sarkozy tiene que devolver el dinero que aceptó de Libia para financiar su campaña electoral. Nosotros financiamos su campaña, y tenemos la prueba de ello. Estamos dispuestos a sacar todo a la luz. Tenemos todos los detalles, las cuentas bancarias, los documentos y las transferencias. Revelaremos todo próximamente”.

En la investigación sobre esa posible financiación libia, la grabación de una conversación telefónica entre Nicolas Sarkozy y su abogado, Thierry Herzog, condujo el pasado 26 de febrero a una investigación judicial por tráfico de influencias y violación del secreto de instrucción.

Se sospecha que el juez de la sala de lo Civil del Supremo Gilbert Azibert, cercano al abogado del expresidente, recababa información sobre los avances en la investigación contra Sarkozy por presunta la financiación ilegal a cambio de un puesto de prestigio.

La página web de Mediapart publicó el contenido de las escuchas judiciales del teléfono que Sarkozy utilizaba, a nombre de otra persona, porque sabía que habían pinchado su teléfono oficial.

Fabrice Arfi. Periodista de Mediapart:
“Desde que Nicolas Sarkozy dejó el Elíseo, ha puesto en marcha un verdadero “gabinete en la sombra”, una red de informantes con topos en todas las estructuras del Estado. No eran solo uno o dos, eran muchos los que le informaban de la evolución de las investigaciones, no por el placer de estar informado, sino para impedir el curso normal de la justicia”.

Además de los dosieres sobre la financiación libia y tráfico de influencias, la justicia lleva a cabo varias investigaciones suceptibles de obstaculizar el camino de vuelta a la política de Nicolas Sarkozy.