Última hora

Última hora

Juncker pasa la última prueba para presidir la Comisión

Leyendo ahora:

Juncker pasa la última prueba para presidir la Comisión

Tamaño de texto Aa Aa

Jean-Claude Juncker presidirá la Comisión Europea gracias al acuerdo que existe entre populares, socialistas y liberales, a pesar de las fisuras existentes entre estos dos últimos. De hecho, Pedro Sánchez, el nuevo líder del PSOE, pidió a los eurodiputados socialistas que no votaran a Juncker. Finalmente el nuevo presidente del Ejecutivo comunitario ha conseguido 422 votos a favor, por encima de los 376 que necesitaba. En las filas antieuropeas, descontento.

“Juncker es de la generación de la posguerra que cree que la Unión Europea era necesaria para evitar que en Francia y Alemania lucharan unos contra otros. Un objetivo admirable en esa época pero ahora eso está completamente fuera de lugar. Y ese nombramiento no refleja el hecho de que ha habido un enorme aumento en el voto euroescéptico en toda europa”, ha dicho Nigel Farage, líder del Grupo Europeo por la Libertad y la Democracia.

Los populares decartan cualquier tipo de cooperación con los euroescépticos y tampoco habrá concesiones para ellos.

El presidente del Grupo del Partido Popular Europeo, Manfred Weber, ha explicado que son estos eurodiputados los que no quieren trabajar conjuntamente de una manera seria: “Son solamente extremistas, están diciendo todo a lo que se oponen y no saben en qué cosas están a favor”.

Juncker tiene previsto mantener una reunión bilateral este miércoles con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, antes de la cumbre europea, durante el encuentro de representantes del Partido Popular Europeo.

Nos acompaña en nuestro estudio el profesor André Sapir, del centro de estudios Bruegel en Bruselas.

Fariba Mavaddat:
Profesor Sapir, Juncker ha pronunciado un discurso muy importante en el Parlamento. ¿Ha visto algún elemento en su discurso que nos pueda dar alguna idea de algún cambio en su imagen de burócrata?

André Sapir, del centro de estudios Bruegel, en Bruselas:
“Yo creo que en su discurso dijo lo que se esperaba del futuro presidente de la Comision. Una especie de visión amplia, de programa amplio. Y creo que ha sido un buen discurso. Ahora tiene que que transformar todo eso en un programa viable y con verdaderas ideas, ideas concretas para avanzar. Creo que hay muchas expectativas puestas en él, en el nuevo presidente, porque Europa necesita un nuevo rumbo”.

euronews:
Él puede tener voluntad y ganas. ¿Es realista?. ¿Cómo se puede mover hacia adelante al viejo dinosario, que es Europa, para cumplir con los planes que tiene previsto?

Sapir:
“La clave está en ser capaz de asumir el liderazgo y convencer a los Estados miembros de que trabajar juntos es mucho más importante que trabajar cada uno de manera independiente. Creo que tendrá que recordar a los jefes de Estado y de Gobierno, quizá en las reuniones del Consejo Europeo, cómo está el mundo en el que vivimos, el hecho de que la posición de Europa está disminuyendo en este mundo donde crecen países como China, Brasil, India. ¿Y dónde se queda Europa, entonces?. Por tanto creo que es hora de que la Comisión Europea deje de encerrarse en sí misma y esté más abierta al exterior y defienda su lugar en el mundo”.

euronews:
Por eso ahora se quiere potenciar más la política exterior y los servicios diplomáticos. Y dada la situación que hay en Ucrania y en otras partes del mundo. ¿Qué dirección cree que tomará la nueva política exterior, en la nueva estructura de la Comisión y la Unión Europea?

Sapir:
“En mi opinión, dado el papel de la Comisión, sobre todo en el ámbito económico, pero también en el de la política exterior, habrá una combinación de las dos cosas. Y eso significa, sobre todo con la crisis de Ucrania y Rusia, pero también en lo referente a Oriente Medio y al norte de África, una política energética. Creo que es un factor clave. Europa se ha quedado rezagada, por su propio bien, con su mercado interno de energía y lo necesita tanto por razones de eficiencia como por razones económicas y también por razones de política exterior. Somos muy dependientes de los países vecinos y por eso necesitamos una politica de vecindad que se combine con una política económica. Un nuevo plan europeo de energía sería muy importante para las perspectivas de crecimiento porque se haría una gran inversión en materia de energía y eso daría una señal fuerte de política exterior”.