Última hora

Última hora

Abidi: "Para Hamás es mucho más ventajoso rechazar la iniciativa de paz que aceptarla"

Leyendo ahora:

Abidi: "Para Hamás es mucho más ventajoso rechazar la iniciativa de paz que aceptarla"

Tamaño de texto Aa Aa

Las bombas vuelven a caer sobre Gaza y los muertos continúan aumentando. Hamás ha rechazado el alto el fuego propuesto por Egipto que Israel había aceptado. Las condiciones que exige Hamás son el fin de la agresión contra el pueblo palestino, el fin del bloqueo a Gaza, la apertura del puesto fronterizo de Rafah con Egipto y la liberación de prisioneros.

El movimiento representa la división de la población palestina. Debilitado y dividido, sobre todo entre su brazo militar y el político, pero también en el propio seno de su ala militar. Hamás parece ir hasta el final con todas las consecuencias.

“El anuncio que ha hecho la ocupación israelí de poner fin a la lucha unilateralmente no significa nada para nosotros y no tiene valor para Hamás. Lo que pedimos no es acabar con la lucha, sino acabar con la injusticia de los palestinos en Gaza”, dice Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamás.

Desde que tomó el poder en Gaza, Hamás se presenta como el único interlocutor del pueblo sin tener en cuenta a otros movimientos que expresen la voluntad popular. Su estrategia es hacerse indispensable, como si fuese el único grupo capaz de defender los intereses de los palestinos de Gaza contra la ocupación israelí.

Pero la estrategia funcionaba mejor cuando tenía apoyos que ahora ha perdido. Desde la llegada al poder en Egipto del general Al Sisi, las relaciones con El Cairo son más tensas. Egipto abrió esta semana sus fronteras tan sólo para proporcionar ayuda a la población.

A pesar de estar aislado diplomáticamente, Hamás tiene aún fuerza militar. Los misiles y los cohetes procedentes de Irán y de Siria son cada vez más sofisticados y llegan cada vez más cerca del corazón del enemigo.

Israel, que bombardea con fuerza, principalmente con drones, no esperaba una operación de tal amplitud. El considerable número de víctimas civiles podría provocar el resurgimiento de grupos radicales. En este contexto, Hamás no tiene nada que perder.

¿Pero cuáles son las motivaciones de Hamás? Euronews se ha puesto en contacto con Hasni Abidi, especialista en el mundo árabe y director del CERMAM, el Centro de Estudios y de Investigación sobre el Mundo Árabe y el Mediterráneo de Ginebra.

Laurence Alexandrowicz, euronews:
Más de 200 muertos en una terrible semana de destrucción… ¿Le interesa a Hamás lanzar una nueva guerra? ¿Cuáles son sus razones?

Hasni Abidi:
Hamás está interesado en sacar provecho de la actual escalada que, por supuesto, es una escalada de las dos partes, de las alas más radicales de ambos lados. Hamás piensa sacar importantes beneficios políticos. Para el movimiento es mucho más ventajoso rechazar la iniciativa de paz que aceptarla. Saldrá fortalecido sobre el plano político y trata de que se levante totalmente el bloqueo a Gaza. Y, sobre todo, esto debilitará a su socio, la Autoridad Nacional Palestina.

euronews:
La pasada noche, los israelíes destruyeron las casas de cuatro dignatarios de Hamás. Desde hace más de una semana el Tsahal ataca la franja de Gaza y tampoco cesa el lanzamiento palestino de cohetes. ¿De dónde saca Hamás su capacidad de resistencia?

Hasni Abidi:
El equilibrio de fuerzas, hoy, es favorable a Israel, pero Hamás ha sorprendido a todo el mundo, incluidos los militares israelíes. Creo que el movimiento islamista llevaba años preparándose. Se cree que dos años y, especialmente, tras la caída del presidente egipcio Mursi. Hamás se ha dado cuenta de que la situación internacional no le era favorable porque perdía a todos sus aliados y era necesario prepararse para los momentos difíciles: la confrontación con Israel. Por supuesto que ha mantenido importantes vínculos con sus antiguos padrinos, como por ejemplo Irán.

euronews:
Hablemos entonces de los apoyos de Hamás. ¿Con la situación en Siria o Irak, los islamistas de Hamás son más fuertes?

Hasni Abidi:
Como sabe, los yihadistas palestinos, la Yihad Islámica o Hamás, son una emanación nacional y su lucha es nacional. Es muy difícil tener vínculos con el movimiento yihadista internacional, especialmente con lo que está sucediendo en Siria e Irak. Sin embargo, los logros del Estado Islámico en Irak dan algunas ideas, sobre todo, a la Yihad Islámica. Como creen que los Estados árabes son, hoy en día, débiles y que no pueden hacer nada por su causa, consideran absolutamente necesario movilizarse.

euronews:
Un diputado de Hamás ha dicho recientemente: “Los combatientes de la resistencia sueñan con que Gaza sea su cementerio”. Después de todos esos muertos y heridos y de tanta destrucción, ¿los gazatíes siguen apoyando la posición de Hamás?

Hasni Abidi:
La mayoría de los habitantes de la franja quieren que todo acabe, arrancar un alto el fuego duradero y sobre todo las condiciones conocidas: al menos la apertura de los pasos fronterizos y el fin del bloqueo, sin olvidar la liberación de prisioneros. El segundo elemento es que los gazatíes no pueden ir muy lejos porque Hamás no sólo es un partido político, sino también una estructura económica, y la vida cotidiana de la ciudadanía está condicionada por ese movimiento, tras la salida de la franja de la Autoridad Palestina. Es la razón por la que existe este tipo de fusión pese a todo entre los habitantes de Gaza y Hamás. No tienen otra perspectiva, y más cuando la frontera con Egipto está cerrada. Es muy difícil para los gazatíes rebelarse contra Hamás.