Última hora

Última hora

Una vida a ritmo de alerta roja en el kibutz de Nirim, en la frontera con Gaza

Leyendo ahora:

Una vida a ritmo de alerta roja en el kibutz de Nirim, en la frontera con Gaza

Tamaño de texto Aa Aa

A dos kilómetros de Gaza los cohetes de Hamás forman parte de la rutina diaria del kibuty de Nirim.

La escuela permanece cerrada por motivos de seguridad en esta granja colectiva. La vida en este kibutz conserva poco del carácter romántico con el que lo fundaron sus primeros pobladores. A raíz de la crisis de Gaza, dos tercios de sus habitantes se han trasladado a otro lugar.

“Esta es la zona central del kibutz” – nos cuenta una de las residentes-. “Lo que ven detrás de mí es el hoyo que han dejado los cohetes Qasam que han caído. Un día cayeron cuatro de ellos y todas las familias con niños huyeron: se les organizó un autobús para que se trasladaran a otro kibutz, en el centro del país, que nos ha acogido otras veces”.

Nos trasladamos a su lugar de acogida donde conocemos a Silvina y a su hijo Edén, de 13 años. Al llegar insisten en enseñarnos su refugio y no pasa mucho tiempo hasta que lo conocemos. Al comenzar la entrevista, nos sorprende un aviso de ataque y rápidamente Silvina, inmigrada desde Argentina hace 30 años, nos conduce al refugio. En lo que dura el ataque caen 50 cohetes.

En los poblados israelíes próximos Gaza, la vida se suspende con cada alerta roja. Todos saben que es necesario obtener un acuerdo duradero con los palestinos de Gaza. Si no, cualquier alto el fuego será extremadamente frágil.