Última hora

Última hora

¿Qué hacía un avión comercial sobrevolando una zona en guerra?

Leyendo ahora:

¿Qué hacía un avión comercial sobrevolando una zona en guerra?

Tamaño de texto Aa Aa

Es una de las muchas cuestiones que plantea el derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines.
Antes de la tragedia, unos 350 aviones civiles atravesaban a diario el cielo sobre el este de Ucrania, 150 de ellos eran vuelos internacionales.

Eurocontrol es la agencia de control del tráfico aéreo europea que representa a cuarenta países. Emite solo recomendaciones, porque cada Estado tiene las competencias para el control de su espacio aéreo.

“Las restricciones del espacio aéreo cerrando el del este de Ucrania hasta una altitud de 32 mil pies, 9754 metros, se llevó a efecto el lunes catorce de julio”, decía uno de sus responsables, Brian Flynn. “Horas más tarde hubo una notificación similar de la autoridad rusa incluyendo la misma altitud, no había incompatibilidad entre ambas informaciones”.

El MH17 volaba 300 metros por encima de la zona de exclusión.
En los últimos meses, una decena de aviones militares habían sido derribados en el este de Ucrania por milicianos prorrusos.

Al día siguiente de la catástrofe, la Agencia Federal de Aviación estadounidense amplió la prohibición de vuelo de las aerolíneas del país. En rojo, las que no se pueden atravesar: este de Ucrania, Crimea, Libia, Irak o Corea del Norte. En naranja, las que se recomienda evitar: Siria, Yemen o Afganistán.

Junto a los estados, son los cuerpos reguladores del tráfico aéreo y las organizaciones internacionales quienes deciden sobre las zonas aéreas prohibidas. Normalmente por cuestiones bélicas. Como en Irak entre 1991 y 1993.

O en Bosnia Herzegovina entre 1993 y 1995.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó una zona de exclusión aérea en Libia en marzo de 2011 para evitar ataques contra objetivos civiles.

Es evidente que una prohibición total de vuelos civiles en la zona hubiera evitado la tragedia del aparato de Malaysia Airlines, con 298 personas a bordo.
Desde el 18 de julio, el cielo está despejado sobre el este de Ucrania.