Última hora

Última hora

¿Cuál es la opinión de los ucranianos tras la dimisión de su primer ministro?

Leyendo ahora:

¿Cuál es la opinión de los ucranianos tras la dimisión de su primer ministro?

Tamaño de texto Aa Aa

Maria Ieshchenko: Conectamos con nuestra corresponsal en Kiev, Maria Korenyuk. María, la dimisión de Arseni Yatseniuk ha sorprendido a muchos. ¿Cómo se lo han tomado los políticos y los ucranianos?

Maria Korenyuk: La gente con la que hemos hablado tiene diferentes opiniones. Lo que sienten no es rabia, sino una especie de decepción porque el primer ministro ha dejado su puesto en un momento tan difícil para Ucrania. Sin embargo, su popularidad en el país es muy alta. La mayoría de la gente ha confesado que espera que en algún momento vuelva a ser primer ministro.

La opinión de los expertos y políticos también es muy diversa. Algunos políticos nos han dicho que había algunas divergencias entre el primer ministro y el presidente Poroshenko que explicarían su decisión de dimitir.

Otros dicen que Yatseniuk se está preparando para las elecciones parlamentarias y, dimitiendo ahora, se libra de algunos riesgos, como decisiones impopulares sobre los presupuestos, austeridad, reformas sociales…

También hay otra opinión que comparten políticos y expertos: Yatseniuk estaba bajo mucha presión emocional, porque el Gobierno no aceptaba algunas de sus iniciativas.

Maria Ieshchenko: En estos tiempos difíciles Ucrania no puede permitirse estar sin un líder ¿Está funcionando el Gobierno? ¿Están legitimados para tomar decisiones?

Maria Korenyuk: Sí, en este momento que se rompió la coalición gubernamental y cuando el primer ministro ha presentado la dimisión, es crucial para Ucrania tener un gobierno eficaz. Hay muchas cuestiones que están sin resolver como la financiación para armas, la reforma de la ley de impuestos y el sistema de transporte de gas en Ucrania.

El primer ministro interino, Voldimir Groisman, ha asegurado que durante algún tiempo el Gobierno seguirá trabajando con la misma composición que hasta ahora y que no hay motivo para alarmarse.