Última hora

Última hora

Argentina: una suspensión de pagos según quién lo mire

Leyendo ahora:

Argentina: una suspensión de pagos según quién lo mire

Tamaño de texto Aa Aa

Las negociaciones con los fondos especulativos que tienen una sentencia a favor para cobrar deudas por 1.500 millones de
dólares no han dado sus frutos, pese a que como explicó el ministro de Economía, Argentina tiene el dinero y la voluntad de pagar.

Axel Kicillof, tras la reunión con los acreedores ofreció una rueda de prensa en la que responsabilizó al juez que instruye la causa de haber creado él mismo un “rompecabezas
judicial” que ha desembocado en este “default”. Un “default” que no tiene por qué existir, según Kicillof, porque la situación en el que se encuentra
Argentina, que ha pagado la deuda pero el dinero está congelado en
un banco por recomendación del juez neoyorquino Thomas Griesa, “no
existe, porque es insólita, porque es incomprensible, porque es
absolutamente novedosa”.

“¿Cómo alguien puede decir que hay una cese de pagos declarado por un juez?, se preguntaba Kicillof. Es una responsabilidad que le atribuimos a este juez, al juez Griesa. No se ha ocasionado una suspensión de pagos según los contratos, sino que ha inventando una situación, al tomar la plata de los bonistas, retenerla, impedirles cobrar y, además, involucrando a terceros, bancos, bonistas, bancos de crédito en una causa entre nosotros y los demandantes.”

El ministro de Economía argentino explicó que “la condición de los fondos buitres es que Argentina les pague más a ellos, inmediatamente, que lo que le pagó a los bonistas que sí ingresaron en los canjes en 2005 y 2010.”

“El dinero está ahí, evidentemente. Si fuera un “default no estaría allí”, dijo el funcionario, pues Argentina hizo
un giro de 1.031 millones de dólares el 26 de junio, a tiempo para
no caer en el impago.

El mediador judicial, Daniel Pollack,aseguró que las consecuencias del cese de pagos son
“impredecibles”.

“Un cese de pagos no es una simple cuestión técnica, sino un
hecho real y doloroso que causará daño a gente de carne y hueso: a
los argentinos de a pié, a los bonistas que aceptaron el canje y a
los holdouts”, indicó Pollack.

La poca credibilidad que Kicillof dio al cese de pagos selectivo,
que Standard & Poor’s especificaba podría ser revisado en el “caso de que Argentina
llegara a sanear el incumplimiento del pago de los bonos
reestructurados” contrastó con la vehemencia del
mediador judicial nombrado por el juez Griesa para llagar al
acuerdo, Daniel Pollack.