Última hora

Última hora

El valle de la muerte de Alsacia

Leyendo ahora:

El valle de la muerte de Alsacia

Tamaño de texto Aa Aa

“Aquí, en Hartmann, lucharon por ojo y diente por diente. Es muy emocionante. No quiero ni imaginar sus gritos. Lucharon con ametralladoras y utilizadon también gas. Los tanques era los únicos que no podían subir a la colina”, dice Gerd Krumeich, considerado como uno de los mejores expertos en la historia de la Primera Guerra Mundial. En este campo de batalla de Alsacia murieron entre 25.000 y 30.000 soldados alemanes y franceses. Aquí varios monumentos recuerdan los combates.

“Estas batallas quizá al principio fueron importantes. Pero podemos decir que la guerra enseguida se mudó de sitio. Siguieron luchando hasta 1918. Esto adquirió una dimensión bastante absurda teniendo en cuenta tanto sufrimiento y todas estas pérdidas, al menos desde mi punto de vista”.



Un punto estratégico y alto que se disputaron franceses y alemanes. Para los alemanes era Hartmann y Vieil Armand para los franceses, un lugar también conocido como el valle de la muerte. Una zona privilegiada de observación para obtener información de cualquier movimiento del enemigo. Todavía quedan restos del campo de batalla, como refugios, casamatas o trincheras. Incluso había un sistema de vagonetas para poder transportar provisiones hasta la cima. Todo lo que queda ahora aquí, explica este historiador, es fundamental para entender lo que pasó.

“Hoy comprendemos mejor la Primera Guerra Mundial porque podemos analizar su dimensión global. Porque antes la historia militar no tenía esta dimensión global”.

Los combates más sangrientos aquí se produjeron en 1915. Muchos de los caídos fueron enterrados en este cementerio.

“En Alemania nunca hemos sido capaces de formar lo que los franceses llaman una comunidad de luto, algo que se ha transmitido de generación en generación. No hemos podido hacerlo en Alemania. Para los franceses la Primera Guerra Mundial tuvo menos importancia en la memoria colectiva a medida que los antiguos combatientes que sobrevivieron fueron desapareciendo. Pero la Gran Guerra está muy presente en la historia del país, de Francia, y en el recuerdo de cada familia”.

En esta cripta reposan los restos de 12.000 soldados desconocidos donde se encuentra también grabada la palabra patria.

“La posibilidad de que los soldados alemanes también puedan ser recordados en la cripta va a ser algo importante. Veremos si realmente se hace después de tantos años de polémica. Y algo muy particular de la región de Alsacia podría ser que el 3 de agosto, en la cripta del monumento y por primera vez, se homenajeara a los franceses y a los alemanes a la vez”.

Entre las cruces encontramos una con la foto de un soldado corso que murió por Francia, dice la inscripción. Aquí vienen 300.000 visitantes al año.