Última hora

Última hora

Portugal recapitalizará el BES con 4.900 millones euros

Leyendo ahora:

Portugal recapitalizará el BES con 4.900 millones euros

Tamaño de texto Aa Aa

Separar el grano de la paja o segregar el Banco Espíritu Santo en dos era la única opción del Banco de Portugal para evitar la quiebra de su segunda mayor entidad financiera por préstamos.

El ahora denominado Novo Banco saldrá adelante gracias a un préstamo de 4.500 millones de euros de fondos europeos (procedentes de la troika) y una inyección de 400 millones de euros, que aportarán el resto de bancos portugueses.
Los activos tóxicos se quedarán en el banco malo, que seguirá siendo el BES.

El gobernador del BdP, Carlos Costa, explicó que han tomado la decisión de recapitalizar la institución después de que “durante las últimas semanas se agravase la situación financiera del banco”:

“El riesgo de suspensión de pagos y no poder cumplir con sus obligaciones, constituyó un riesgo evado de contagio capaz de afectar a la estabilidad del sistema financiero nacional. El Banco de Portugal decidió una medida de resolución, incluida la creación de un nuevo banco.”

El supervisor luso ha asegurado que “todos los depósitos y la deuda no subordinada del Banco Espírito Santo (BES) están totalmente asegurados”. Nada cambia para los clientes. La gente, acude como de costumbre a las sucursales del banco para pedir información. El Gobierno sacará el dinero de un colchón (Nota: a partir de préstamos troika) reservado para situaciones de crisis como ésta. Pero el remanente total en la capitalización de Novo Bancco, 4.400 millones de euros, corresponde al 2,6% del PIB portugués, y esto hará que se dispare el déficit de este año.

Portugal se ha visto obligado a rescatar al BES después de que este declarara las mayores pérdidas de su historia, valoradas en 3.741 millones de euros, oficialmente en quiebra, pretendiendo así evitar el contagio de su sector financiero.

La oposición portuguesa advierte que esta intervención bancaria repercutirá duramente sobre la ya deteriorada economía de los contribuyentes y del Estado, que tuvo que ser rescatada por el Fondo Europeo en 2011.