Última hora

Última hora

Ihsanoglu: el candidato presidencial "del cambio" en Turquía

Leyendo ahora:

Ihsanoglu: el candidato presidencial "del cambio" en Turquía

Tamaño de texto Aa Aa

Designado de común acuerdo por el Partido Republicano del Pueblo y el Partido de Acción Nacionalista, Ekmeleddin Ihsanoglu es considerado el único candidato capaz de hacer frente al favorito en las elecciones presidenciales, Recep Tayyip Erdogan.

Para los principales partidos de la oposición, Ihsanoglu es un hombre aceptado por todo el mundo y un modelo por su reputación, honestidad, conocimientos y experiencia.

“Ekmeleddin Ihsanoglu es una persona en paz con los fundamentos de nuestra república y con los valores de nuestra nación. Ha sido presentado como candidato a la presidencia. La elección que hemos hecho no ha sido la elección de un solo partido político”, dijo Oktay Vural, vicepresidente del Partido de Acción Nacionalista.

Ekmeleddin İhsanoglu nació en El Cairo, de padres turcos, y tiene 71 años. Es historiador, experto en el mundo islámico y doctor por numerosas universidades de todo el mundo.

Fue fundador y presidente del Departamento de Historia de la Ciencia en la Facultad de Letras de la Universidad de Estambul durante 16 años. En 2005 fue elegido Secretario General de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI).

Su perfil conservador le valió el apoyo del actual Gobierno, del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), para estar al frente de la OCI.

Designando un candidato conservador, los partidos de la oposición tratan de obtener votos también de votantes de AKP.

El corresponsal de euronews, Bora Bayraktar, ha preguntado a este experto si cree que esta tentativa podría dar resultado.

“Partimos de una premisa: la sociedad turca es conservadora y esto se ha visto reforzado bajo el mandato del partido AKP. Por eso nosotros, en vez de cambiar nuestros principios y políticas básicas, si nombramos a un conservador, podríamos obtener votos del electorado conservador. Veremos si ha funcionado tras las elecciones”, explicó Yunus Emre, de la Universidad Kultur de Estambul.

Ihsanoglu es un candidato apreciado por todas las clases sociales. Su brillante carrera universitaria es otro de sus puntos fuertes.

Él se considera un hombre de reconciliación y, en su opinión, la sociedad turca necesita paz y serenidad:

“Hay una tendencia a la dualidad, a la polarización y a la alienación en nuestra sociedad. Esto está causando problemas en Turquía. La gente quiere vivir en paz y seguridad. Quiere aumentar su productividad, quiere ser feliz. Por eso tenemos que proporcionar la paz otra vez. Esto puede hacerse eliminando las políticas que aumentan la división sustituyéndolas por políticas inclusivas”.

Turquía, por primera vez en su historia, va a elegir al presidente de su república por sufragio universal. Según algunos, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, podría utilizar esta situación para cambiar el régimen del país, algo a lo que Ihsanoglu se opone categóricamente.

“Quiero un sistema parlamentario y defiendo que Turquía sea administrada de acuerdo a él. Este sistema es así desde que se estableció la república turca. Claro que puede ser reformado, pero el dar toda la autoridad al presidente podría causar inquietud en el sistema estatal. Turquía no puede aceptar eso”.

Considerado el principal rival del primer ministro, Ihsanoglu también difiere con Ergogan respecto a la política exterior. No ha dudado en criticar duramente la posición del gobierno durante los últimos acontecimientos en Egipto:

“La política exterior turca es mucho más importante que las ideologías personales y no puede ser manejada por ellas. Turquía es un gran Estado. No sólo tiene relaciones con Oriente Medio y el mundo árabe, sino también con Europa, el Cáucaso, Rusia, Asia Central, Extremo Oriente y Estados Unidos. Turquía necesita construir relaciones en el mundo y puede lograrse con respeto mutuo, de acuerdo a intereses comunes y en equilibrio. Turquía no debería meterse en problemas con aventuras y sueños. Nuestra intención es servir a Turquía en esta dirección y normalizar la política exterior turca. No podemos sacrificar nuestra política exterior con aventuras de índole personal”.

Ihsanoglu no es una figura muy conocida en Turquía y nunca estuvo involucrado en el mundo político. Son sus dos puntos débiles que podrían tener un impacto negativo en sus resultados electorales.