Última hora

Última hora

Europa, a salvo del contagio del ébola

Leyendo ahora:

Europa, a salvo del contagio del ébola

Tamaño de texto Aa Aa

Es la mayor epidemia de ébola en 40 años de Historia de la enfermedad. Según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus ha matado a 932 personas: más de la mitad de los 1.603 casos registrados en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Esos países ha anunciado medidas drásticas para controlar la epidemia, como el cierre de escuelas y la cuarentena de casas de los infectados. Pero las estructuras sanitarias no tienen los medios necesarios. Además la población ya no se fía de que haya ciudados eficaces.

Sylvain Baize, Director del NRC Institut Pasteur: “Si la población acepta ir al hospital cuando está enferma, si acepta que vayamos a buscar a los pacientes a casa y que los llevemos al hospital para recibir cuidados, la epidemia se detendrá rápidamente. El problema son aquellos que no quieren aceptar las medidas y se esconden, o las familias que vienen a recoger a los enfermos del hospital y que los llevan a casa, eso contribuye a la transmisión del virus”.

El país donde se inició la epidemia fue Guinea, y ha pagado un precio muy alto desde principio de año, pero la situación parece que se estabiliza en varias regiones. Desde junio el nuevo centro de la epidemia es Liberia y Sierra Leona. La exportación del virus hacia Europa es teóricamente plausible, pero el riesgo es bajo, sobre todo gracias a los controles de vigilancia en los aeropuertos.

“El virus del Ébola no tiene ninguna posibilidad pandémica, de contaminación, de transmisión hacia Europa. El riesgo de que llegue a zonas tan lejanas de donde se produce la epidemia es muy limitado. Puede haber un caso de importación, en Francia por ejemplo, pero se ha dispuesto todo para evitar una transmisión secundaria en estos países. Aunque sí estoy preocupado por los países limítrofes de los afectados actualmente, ya que las fronteras terrestres pueden permitir esta transmisión”, dice Sylvain Baize.

No existe tratamiento ni vacuna contra el ébola. Sin embargo son varios los protocolos experimentales que en prueba, como el que se ha aplicado a dos pacientes estadounidenses repatriados desde África. Un cóctel de anticuerpos llamado ZMapp. “Es un tratamiento que se basa en una mezcla de anticuerpos monoclonales; los anticuerpos que se producen son capaces de neutralizar el virus, de impedir que penetren en las células, que infecten nuevas. El tratamiento es experimental, solo ha sido probado en primates, donde muestra ser efectivo, pero únicamente cuando se administra en un estadio temprano tras la infección. Por lo que hace falta ser muy prudente, ya que los dos médicos afectados que lo han recibido lo han hecho tardíamente tras la infección y no en un momento óptimo”, completa Baize.

Este suero experimental ha dado esperanza en los países afectados por el virus. Pero los científicos son cautos. “Se puede entender por qué los médicos han aceptado recibir este tratamiento, han dado su consentimiento sin dudar. Sin embargo, me parece más delicado empezar a usarlo en las poblaciones afectadas, ya que los estudios están en fase preliminar”, concluye Baize.