Última hora

Última hora

Fortalezas y debilidades de la economía turca

Leyendo ahora:

Fortalezas y debilidades de la economía turca

Tamaño de texto Aa Aa

La economía turca ha sido uno de los mayores orgullos del actual primer ministro Recep Tayyip Erdogan. Tras once años en el poder su figura no se puede separar del modelo productivo del país, esto es, de las fortalezas y debilidades de la economía nacional.

Ahora con el crecimiento ralentizado en los últimos años, aunque sigue en positivo y la lira turca sufriendo turbulencias en los mercados de divisas, los escándalos de corrupción, que irrumpieron en diciembre y que le tocan muy de cerca y las protestas masivas sobre todo en las grandes ciudades, resuenan por encima de los datos económicos.

Según los expertos, el punto débil de la economía turca es el déficit por cuenta corriente. El total de la deuda crediticia individual es de 161 millones de dólares y según las cifras oficiales 645.000 personas no pagaron sus créditos en la primer mitad del año.

La economía turca creció un 4,3% en el primer trimestre del año superando las proyecciones del FMI y el Banco Mundial. A pesar de sus fortalezas, Turquía es vulnerable. Primero por su dependencia de los fondos extranjeros. Un desequilibrio estructural que se ha visto ocultado por la lluvia de dinero procedente de otros lugares del mundo.

Las autoridades argumentan que esta perspectiva negativa es exagerada. El Gobierno, al mismo tiempo, presiona para que se bajen los tipos de interés lo que a corto plazo puede ayudar a las empresas en su producción, pero que hará dispararse la deuda privada y la inflación, ya galopante.

Muchos acusan a Erdogan de haber hecho del Banco Central del país un instrumento de su Gobierno, rompiendo totalmente su independencia. Erdogan dice que quiere que Turquía se convierta en una de las economías más poderosas para 2023, pero con el Banco Central privado de independencia, su buen hacer de las pasadas décadas, ingrediente del éxito económico, puede quedar subyugado al electoralismo.

Sea quien sera el líder de Turquía los próximos años, lo que está claro es que se enfrentará a grandes retos para continuar los avances que ha hecho el país desde principio de siglo.