Última hora

Última hora

Senegal impide aterrizar a un avión de la ONU porque provenía de un país infectado por ébola

Leyendo ahora:

Senegal impide aterrizar a un avión de la ONU porque provenía de un país infectado por ébola

Tamaño de texto Aa Aa

El vuelo cumplía la ruta Monrovia-Dakar. Liberia es el país que oficialmente tiene más casos de la infección, en torno a mil registrados. La prohibición al vuelo de la ONU se produce el mismo día en que Naciones Unidas prometió ampliar “drásticamente” el apoyo para luchar contra la epidemia del ébola.

Kenia, Sudáfrica y Senegal, han cerrados sus fronteras a los ciudadanos de los países afectados por el ébola ante el temor de la propagación del virus, pese a que la Organización Mundial de la Salud desaconsejó en repetidas ocasiones este tipo de medidas porque debilita la capacidad de respuesta de los países afectados.

Senegal hace todos los esfuerzos posibles por aparecer ajena a la enfermedad. Una política que escenificó el ministro de Turismo y Transporte Aéreo, Abdulay Diouf Sarr en rueda de prensa: “Hemos reforzado nuestra estrategia de protección suspendiendo los vuelos que nos unen a los países afectados por el ébola desde ayer.”

Algo que no impide que el temor al ébola se extienda por Europa. El sindicato CGT ha pedido a los trabajadores de Air France que se nieguen a volar a países con casos de infectados por el virus del ébola. Lo explica el jefe de cabina y representante sindical en Air France, Patrick Henry-Haye: “Las tripulaciones están en riesgo cuando se quedan una noche en esos países porque no tienen ningún tipo de protección allí. Air France da una máscara por asistente de vuelo, y las máscaras, sólo se pueden utilizar durante cinco horas, así que cuando se quedan 24 o 48 horas en un destino, si algo sucede no tienen nada para protegerse a sí mismos”.

La epidemia sigue propagándose sin control en África Occidental, donde ya han muerto al menos 1.350 personas debido a esta enfermedad. La OMS entiende que la magnitud de la emergencia sanitaria internacional, es mucho mayor de la descrita porque hay casos “invisibles” de ébola no contabilizados.

En zonas rurales y en las chabolas que rodean las capitales las familias esconden los posibles casos. Los cadáveres son enterrados sin notificarlo a los funcionarios de sanidad, con lo que las causas de la muerte no se investigan.