Última hora

Última hora

El efecto bumerán de las sanciones de la UE a Rusia

Leyendo ahora:

El efecto bumerán de las sanciones de la UE a Rusia

Tamaño de texto Aa Aa

Los analistas ya hablan de un efecto bumerán. Las sanciones de la Unión Europea a Rusia y viceversa empiezan a afectar de manera seria a las estructuras económica de países como España, Francia, Italia e incluso Alemania.

En la UE están en juego 5.000 millones de euros y 130.000 empleos, pero ¿cuál es la evolución de la situación?

Rusia es el tercer socio comercial de la Unión Europea, mientras que la UE es el primer socio de Rusia. Sin embargo, el saldo de la balanza de comercio se mantiene negativo para los 28, con -86.700 millones de euros en 2013 (-91,700 en 2012 y -92,700 en 2011), según cifras publicadas por la Comisión Europea. Mucha importación y menos exportación.

Pero la situación puede empeorar con el embargo ruso, a pesar de que la Comisión ya haya desembolsado 125 millones de euros para ayudar a los agricultores. Todas las regiones de Europa se están viendo afectadas.

“Los mercados extranjeros nos estaban suponiendo muchas satisfacciones. El golpe económico que acabamos de recibir refuerza la voluntad de nuestros productores, pero al mismo tiempo fuente de una gran preocupación”, declaraba Luigi Nigro, asesor técnico de los granjeros de la región de Apulia, en Italia.

Las consecuencias para la economía europea son importantes. Polonia puede perder hasta el 0,6% de su PIB. Pero tampoco se libra Rusia, cuya inflación va a crecer un punto este año, según Moscú.

Las sanciones pueden aumentar, alcanzando a sectores como los del petróleo y el gas, pero el invierno se acerca y la Unión Europea necesita el gas ruso que transita actualmente por Ucrania.

Por ejemplo, Rusia provee el 40% del gas que consume Alemania. Los expertos son claros, no hay alternativa a su importación desde Rusia. Así lo explica Valentyn Zemlianski, analista en este sector: “El problema no es que vaya a haber algunos cortes en el suministro de gas. El principal problema es que no se suministrará gas para su almacenamiento en Europa. Lo ocurrido en 2009 parecerá un problema pequeño comparado con que podemos tener en el futuro. Por eso la UE está cooperando con Rusia para evitar una situación semejante”.

Las opiniones sobre la eficacia de las sanciones recíprocas están divididas, pero en cuanto a materia energética, la UE tiene una elección difícil: el gas ruso o el frío siberiano.