Última hora

Última hora

La ONU reconoce que no se ha hecho lo suficiente para parar el Ébola

Leyendo ahora:

La ONU reconoce que no se ha hecho lo suficiente para parar el Ébola

Tamaño de texto Aa Aa

Una respuesta global. Es lo que las Naciones Unidas y gran parte de la comunidad internacional han pedido para contener la peor epidemia de ébola de la historia.

El enviado especial de la ONU para esta enfermedad, David Nabarro, ha pedido ante el Consejo de Seguridad que se tome una decisión rápida y conjunta para evitar el desastre.

“Sabemos que no hemos hecho lo suficiente. Entendemos que el brote se escapa de nuestra comprensión. Esta emergencia global requiere una respuesta unitaria de varios actores. Desde mi punto de vista, cada país del mundo tiene que pensar que es lo que puede hacer para ayudar porque si no conseguimos hacer frente al brote como una comunidad global esto nos afectará a todos de forma inesperada”, declaraba Nabarro.

En opinión de la Organización Mundial de la Salud, de Médicos Sin Fronteras y de los más prestigiosos científicos del mundo, la situación actual es mucho peor de lo que muestran los números y las oportunidades para atajar el brote son cada vez menores. La urgencia es ahora mismo la prioridad.

El Ébola sigue propagándose en África Occidental y los medios utilizados para combatirlo son insuficientes frente a la amplitud que ha cobrado la epidemia, que es ya la peor de la historia. En seis meses, el virus ha matado a 1552 personas, más que desde su descubrimiento en 1976.

La rapidez con la que se propaga inquieta y suscita muchos interrogantes: ¿hay que cerrar el espacio aéreo de los países afectados? y en ese caso, ¿cómo ayudar de forma rápida y eficaz, con material y asistencia en el terreno?
La Organización Mundial de la Salud asegura que el brote podría llegar a superar los 20 mil casos, seis veces más que ahora.

Bruce Aylward. Director adjunto de la OMS: “Nos hemos fijado un objetivo y un calendario específico para detener la transmisión en los países afectados en un plazo de ocho o nueve meses”.

Con 1.552 muertos y más de 3.069 contagios en cinco países africanos: Guinea, Liberia, República Democrática del Congo, Sierra Leona, Nigeria y ahora Senegal, en el último mes, el número de nuevos infectados ha aumentado en un 40%.

Las esperanzas están puestas en los ensayos clínicos de dos potenciales vacunas contra el Ébola que comenzarán en las próximas semanas en Estados Unidos y en el Reino Unido que han demostrado ser eficaces en animales. Y aunque en circunstancias normales los plazos para el desarrollo de una vacuna son de tres a seis años, en condiciones excepcionales se pueden acortar a un año.

Y el tiempo apremia. Según un reciente estudio publicado por la revista científica Science, el virus está sufriendo mutaciones que facilitarían el contagio entre humanos.
Peter Piot fue uno de los descubridores del virus en 1976:

Peter Piot. Director del London School of Hygiene and Tropical Medicine:
“Cuando hablamos de una enfermedad con una tasa de mortalidad de más del 90%, el uso de medicinas experimentales está plenamente justificado en el plano ético. Creo que tenemos que garantizar que es la última vez que las únicas soluciones que podemos proponer son el aislamiento y los cuidados paliativos”

Las malas condiciones de los centros sanitarios suponen un problema añadido, como aquí en Liberia, donde un paciente infectado con el virus del ébola intenta sin éxito escaparse de su centro de cuarentena en busca de comida y agua.