Última hora

Última hora

El largo periplo de Ashya King

Leyendo ahora:

El largo periplo de Ashya King

Tamaño de texto Aa Aa

El periplo de la familia de Ashya King desde Southampton hasta la República Checa ha estado lleno de obstáculos, empezando por la orden de detención internacional lanzada por las autoridades británicas.

Tras sacar a su hijo del hospital sin autorización médica, los padres de Ashya pasaron por Francia y llegaron hasta España, donde intentaron vender un piso de su propiedad en la Costa del Sol para poder pagar el costoso tratamiento de cerca de cien mil euros que eligieron para su hijo lejos del Reino Unido.

Pero una vez en España, Brett y Naghemeh King fueron detenidos y encarcelados durante varias horas.

Posteriormente, una vez que la justicia británica anuló su orden de detención, y el matrimonio recuperó la custodia del menor, comparecieron ante la prensa para explicar que no eran secuestradores.

Brett King. Padre de Ashya King:
“Sigo teniendo el corazón en un puño, no me siento bien, pero, espero que ahora que podemos ver a nuestro hijo podremos estar juntos, y mostrarle nuestro amor, porque sin eso nuestra vida no tiene sentido. Sólo queremos ayudar a mi hijo a superar este mal momento, porque no tiene muchos meses de vida”.

El pequeño Ashya, que había sido internado en un hospital de Málaga, pudo reunirse por fin con sus padres. Finalmente, tras muchas horas de discusiones, todas las autoridades competentes dieron su visto bueno al viaje de la familia a la República Checa.

Ashya ya fue sido sometido a dos operaciones quirúrgicas para eliminar el tumor que tienen en su cerebro los pasados julio y agosto sin resultado. El menor no puede hablar y depende de una sonda gástrica para alimentarse. La radioterapia con protones podría ser una alternativa según los expertos checos:

Iva Tatounova. Directora de estrategia del Proton Therapy Centre: “Con la terapia de protones se reduce el riesgo de irradiar algo que no necesita ser irradiado, ya que se dirige exactamente al tumor. No se irradia el tejido blando. El haz de protones no atraviesa cuerpo. Se para exactamente donde tiene que pararse, que es donde está el tumor y le aplica exactamente la dosis necesaria”.

Se ha especulado con que el hecho de que los padres de Ashya sean testigos de Jehová les habría llevado a descartar la quimioterapia, que puede generar un descenso de glóbulos rojos y aumenta las posibilidades de que el paciente requiera una transfusión.