Última hora

Última hora

Ana Patricia Botín, nombrada presidenta del Santander tras la muerte repentina de su padre

Leyendo ahora:

Ana Patricia Botín, nombrada presidenta del Santander tras la muerte repentina de su padre

Tamaño de texto Aa Aa

La hija de Emilio Botín, Ana Patricia, se convierte en presidenta del Banco Santander tras la repentina muerte del patriarca. El consejo de administración del mayor banco de España y de la eurozona se reunió de urgencia para desginar por unanimidad a la que ya se presentía como sucesora y continuadora de la dinastía familiar. Emilio Botín murió de un infarto el miércoles por la noche en su domicilio de Madrid a los 79 años.

“Botín fue un hombre capaz de hacer del Banco Santander el banco más importante de nuestro país y un gran embajador de la marca España”, manifestó como reacción el presidente español, Mariano Rajoy. “Lo siento mucho y le mando un abrazo muy fuerte a toda su familia”.

El Santander se convirtió a partir de la década de los ochenta en el abanderado de la banca española y, en los últimos años, consiguió superar la explosión de la burbuja inmobiliaria española gracias a su expansión internacional. En España, participó activamente en fusiones y la compra del Banesto y el Banco Central Hispano. Fuera, se fue ampliando en Europa y, últimamente, en Latinoamérica.

Bajo la presidencia de Emilio iniciada en 1986 tras la de su abuelo y su padre, al entidad ha pasado de 1.650 oficinas y 10.000 empleados a casi 15.000 mil sucursales y 184.000 trabajadores en quince países.

Ana Patricia, la mayor de sus seis hijos, era hasta ahora la consejera delegada de la filial en el Reino Unido. Con 53 años, cuenta ya con una dilatada carrera en la banca que empezó en Estados Unidos en JP Morgan antes de volver en 1988 a la empresa familiar.

“A Ana Patricia Botín se la veía como la heredora natural del trono del Santander, manteniendo una tradición de tres generaciones”, explica desde Santander el periodista ruso de Euronews Denis Loctier. “Pero el apoyo no era unánime. Los críticos consideran, que en un banco moderno, no tiene sentido una saga familiar”.