Última hora

Última hora

Los lazos económicos entre Escocia e Inglaterra

Leyendo ahora:

Los lazos económicos entre Escocia e Inglaterra

Tamaño de texto Aa Aa

A caballo entre Escocia e Inglaterra, Berwick upon Tweed ilustra por sí misma los desafíos económicos de una eventual independencia de Escocia. Esta ciudad inglesa de 13 mil habitantes está a solo 6,4 kilómetros de la frontera. Lo que más preocupa a los comerciantes es la ruptura de los vínculos económicos.

La carnicería Skelly fue fundada en 1760, 53 años después que la unión. John Skelly vende productos típicos a ambos lados de la frontera:

John Skelly. Carnicero en Berwick, Inglaterra:
“Sinceramente, creo que no va a ser una buena cosa para Berwick. Y no lo creo porque muchos de nuestros clientes vienen del lado escocés de la frontera, de la ciudad y de los pueblos de alrededor”.

A Gavin Jones, que también vende productos ingleses y escoceses le preocupa una eventual ruptura monetaria:

Gavin Jones. Tendero en Berwick, Inglaterra:
“Estamos usando billetes escoceses e ingleses, porque para nosotros significan lo mismo. Un billete escocés de cinco libras son cinco libras esterlinas. Si Escocia se independiza, cinco libras podrían convertirse en tres libras esterlinas o siete libras esterlinas. Añade complejidad a la fijación de precios y para nuestro negocio se traducirá en más gastos bancarios”.

Disputada durante siglos por escoceses e ingleses, Berwick cambió 13 veces de manos hasta 1482, antes de convertirse oficialmente en inglesa en el siglo 19. Pero la ciudad ha conservado su doble identidad:

Isabel Hunter. Alcaldesa de Berwick:
“Podría haber fronteras, y si en realmente se instauran fronteras que requieran pasaportes, los habitantes de Berwick que pasan de un lado a otro varias veces al día, podrían verse afectados por la medida”.

Del otro lado de la frontera, en Escocia, la dimension económica de una ruptura con el Reino Unido divide al mundo de los negocios. No todos perciben igual las posibles consecuencias sobre el empleo, las exportaciones y la vida de las empresas.
Doscientos empresarios, la mayoría directivos de PYMES, han firmado una petición a favor de la independencia. Es el caso del chef del hotel Gleneagles, en Glasgow.

Andrew Fairlie. Chef del hotel Gleneagles en Glasgow, Escocia:
“Creemos en una Escocia independiente, en la que las empresas pueden prosperar, y tener éxito. Y hay muchas más oportunidades para las PYMES en Escocia. Estamos convencidos de que podemos hacer que funcione”.

En el polo opuesto, 130 dueños de empresas escocesas se basan en los fuertes vínculos económicos en el Reino Unido que sustentan cerca de un millón de empleos escoceses para llamar al mantenimiento de la unión. El director ejecutivo del grupo de ingeniería Weir es uno de ellos:

Keith Cochrane. Director Ejecutivo del grupo Weir:
“Soy escocés y estoy orgulloso de serlo. He vivido y trabajado en Escocia toda mi vida, pero creo que eso no es incompatible con ser parte del Reino Unido”.

La incertidumbre sobre la moneda y sobre la Unión Europea tendrán también peso específico en la decisiva elección de los escoceses.