Última hora

Última hora

Primera colas para hacerse con los iPhone 6 con pantalla más grande

Leyendo ahora:

Primera colas para hacerse con los iPhone 6 con pantalla más grande

Tamaño de texto Aa Aa

Apple entra en una nueva etapa, con su primer reloj conectado y unos ‘smartphones’ más grandes cercanos a las tabletas. La compañía estadounidense espera colocarse en primera línea de la denominada informática de vestir con su Apple Watch y seguir reforzando su ecosistema con el resto de aparatos. En la presentación en la ciudad californiana de Cupertino, se dio a conocer simultáneamente la sexta generación de sus iPhone.

“Veremos a muchos de los usuarios de iPhone pasarse al 6 porque los amantes de Apple están viendo a sus amigos con móviles equipados con Android y deseosos también de unas pantallas más grandes”, explicó Bob O’Donnell, un analista tecnológico invitado a la presentación. “Asistiremos a un gran crecimiento y pienso que Apple recuperará parte de la cuota de mercado perdida”.

El consejero delegado de Apple, Tim Cook, ha acabado por alinearse con sus rivales como Samsung. El iPhone 6 y el iPhone 6 Plus, de hasta catorce centímetros, se sitúan ya en la gama entre los móviles y las tabletas electrónicas.

En Estados Unidos y una decena de países del mundo, se empezarán a vender el 19 de septiembre. En ciudades como Tokio ya hay clientes haciendo cola para reservar las primeras unidades este viernes. En España, llegarán el 26 de septiembre y los precios estadounidenses varían de los 150 euros con abono a los quinientos. La otra gran novedad es el Apple Pay, el sistema de pago electrónico sin contacto que la firma de la manzana integra tanto en esta nueva generación de móviles como en su reloj electrónico.

Este monedero electrónico se pondrá en marcha primero en algunas grandes cadenas de estadounidenses, a partir de octubre, y gracias al acuerdo con las principales compañías de crédito. El Apple Watch tiene prevista su comercialización a principios de 2015, con un precio de salida en Estados Unidos de 270 euros, y aplicaciones para la salud y el deporte para controlar el ritmo cardiaco. No podrá funcionar sin un iPhone que sea como mínimo de quinta generación.