Última hora

Última hora

La huelga de Air France y la difícil adaptación de las aerolíneas al bajo coste

Leyendo ahora:

La huelga de Air France y la difícil adaptación de las aerolíneas al bajo coste

Tamaño de texto Aa Aa

La huelga de pilotos en Air France es un claro exponente de los cambios que azotan al sector aéreo europeo con la irrupción en los últimos años de las compañías “low-cost”.

En este sentido, la dirección de Air France quiere aumentar el protagonismo de su filial Transavia y nivelar por debajo los salarios de los pilotos de forma parecida a lo que se cobra en Ryanair, EasyJet o Vueling.

“Nuestro proyecto no es remplazar Air France por Transavia”, quiso precisar el presidente de la compañía, Frédéric Gagey. “Nuestro proyecto es emplear todas las herramientas de Air France para entrar en el nuevo mercado del ocio desarrollando Transavia”.

En la práctica, esto quiere decir rebajar un salario en Air France que va de los 75.000 a los 250.000 euros anuales en un cuarenta por ciento si el piloto es de Transavia. A ello se oponen los sindicatos porque critican, además, que Transavia recurrirá a sueldos locales cuando abra nuevas bases en Europa.

“Las aerolíneas europeas están en un punto de no retorno: los cortos y medios recorridos dependen ahora de las compañías de bajo coste”, recuerda el periodista italiano de Euronews, Giovanni Magi. “Las compañías tradicionales deberían reorientar sus planes de negocio para mantenerse competitivas y poder seguir alimentando el largo recorrido donde obtienen sus mayores beneficios”.

Un ejemplo de la transformación del paisaje aéreo europeo es el pase del veinte al cuarenta y cinco por ciento del peso de las compañías de bajo coste entre 2008 y 2013, según las propias aerolíneas. Si se cuentan sólo las líneas intraeuropeas, el porcentaje es de más de la mitad.

Y, en el segmento del bajo coste, el irlandés Ryanair es el líder indiscutible con más de 81 millones de pasajeros el año pasado. Le sigue el británico EasyJet, con sesenta millones. Transavia y Vueling quedan muy detrás, con alrededor de diecisiete millones. Quizás, por ello, Easyjet ha decidido reforzar estos días sus conexiones París-Toulouse y París-Niza aprovechando la huelga en Air France.