Última hora

Leyendo ahora:

Kazajistán rinde tributo al director Shaken Aimanov


cinema

Kazajistán rinde tributo al director Shaken Aimanov

En asociación con

El Festival Internacional de Cine Eurasia rinde homenaje al actor y director Shaken Aimanov.

Aimanov, icono del cine kazajo, está considerado como el pionero de la cinematografía dentro su país. A lo largo de su carrera interpretó más de 100 papeles tanto en cine como en teatro, dirigiendo además un total de 11 películas hasta su muerte en 1970.

Con motivo del centenario de su nacimiento, el festival quiere rendirle tributo con una retrospectiva de su obra.

Sus antiguos compañeros y colaboradores han recordado la figura del realizador durante la presentación de un libro y varios dvds con sus películas.

Asanali Ashimov, de 78 años, es la gran estrella del cine kazajo. Trabajó con Aimanov en numerosas ocasiones, entre ellas en el rodaje de The end of the Ataman.

“Ante todo era un director de escena”, cuenta Ashimov. “Conocía el lenguaje de la dirección y de la actuación. Para él, en el set de rodaje todo tenía que ser natural y auténtico. Ese era su gran credo”.

Murat Achmadiev era practicamente un niño cuando fue elegido para interpretar el único papel de su vida. Sería en “The Land of the Fathers”, de 1966, una de las mejores películas de Aimanov. Hoy, Achmadiev nos confiesa que “él quería que todo el equipo fuera como una familia, así que nunca le vimos como a un director, sino más bien como un padre. Se encargaba de mantener unida a la familia y nos explicaba las cosas siempre de manera muy gentil pero a la vez muy precisa”. “Man and Legend” es el nombre del documental estrenado en Almaty sobre la figura de Shaken Aimanov. El director de televisión y camarógrafo Bolat Nusimbekov ha recopilado un gran material de los archivos rusos y kazajos y ha hablado con muchas de las personas que trabajaron con el director en la antigua Unión Soviética.

Nusimbekov considera que “con su trabajo, Aimanov reunió alrededor de nuestro cine a varias nacionalidades. Estoy seguro de que hoy haría lo mismo que solía hacer durante los tiempos de la Unión Soviética, cuando judíos, rusos, kazajos y uzbekos trabajaban juntos en el mismo estudio. ¿Se trataba de una estrella arrogante? En absoluto”, concluye.

Los estudios cinematográficos de Almaty produjeron a partir de 1930 la gran mayoría de la propaganda soviética y allí trabajaban fundamentalmente directores rusos.
Durante la Segunda Guerra Mundial la mayoría de los estudios fueron trasladados a Kazajistán.
Tras el armisticio, y una vez la producción rusa volvió a casa, Aimanov se convirtió en la figura más importante de la producción cinematográfica kazaja.

Después, con la llegada de la Perestroika llegó tambuién una nueva hornada de jóvenes directores, iniciando una oleada de películas que llega hasta hoy. Sólo en el último año el país ha realizado un total de 10 películas, entre ellas el primer largo de animación , Yer Tostyk y Aidakhar, así como el polémico drama histórico Myn Bala, de Akan Satayev.

Autores y obras que en buena medida deben su trabajo y su existencia a la figura de Shaken Aimanov.

siguiente artículo

cinema

La carrera de Dirk Nowitzki llevada al cine