Última hora

Última hora

La Ryder Cup se cita con la historia en la "cuna" del golf

Leyendo ahora:

La Ryder Cup se cita con la historia en la "cuna" del golf

Tamaño de texto Aa Aa

Es el evento que convierte un deporte individual, como es el golf, en una emocionante competición por equipos. Es una batalla bienal durante 3 días entre los 12 mejores jugadores de los Estados Unidos y los 12 mejores jugadores de Europa. Si todavía no han adivinado de qué torneo se trata…. es la Ryder Cup y, este año, la 40ª edición tiene lugar en el mítico PGA Centenary Course de Gleneagles, en la cuna del golf: Escocia.

A diferencia de otros torneos en el circuito americano y europeo, la
Ryder Cup es un evento que se disputa por hoyos. El Match Play es un sistema de puntuación en el que un jugador o, un equipo, suma 1 punto por cada hoyo que gana. Cada duelo se juega en un máximo de 18 hoyos. Pero muchas batallas no llegarán al último hoyo porque los jugadores pueden lograr fácilmente una ventaja que resulte inalcanzable para sus adversarios. Una renta definitiva ya que éstos no dispondrán de suficientes hoyos para sumar puntos y alcanzarlos. La Ryder Cup utiliza 3 formatos de juego por hoyos: Fourballs, Foursomes e Individuales. Pero, ¿qué significa todo esto?

Un duelo en formato Fourballs consiste en 2 equipos, compuestos por parejas, que compiten directamente unos contra otros. Cada golfista juega su propia bola en todo el duelo y el golfista con menor número de golpes gana el hoyo para él y su compañero de equipo. Si un jugador de cada equipo presenta el mismo número de golpes en las tarjetas más bajas se reparte entre ambos equipos la puntuación que corresponde a cada hoyo. En esta 40ª edición de la Ryder Cup, los dos primeros días de competición se van a disputar 4 duelos de Fourball por la mañana y otros 4 de Foursome por la tarde por lo que algunos golfistas podrían no jugar hasta el último día del torneo en los correspondientes duelos individuales.

Así, el formato Foursomes corresponde al juego con golpes alternos y los equipos, formados por parejas, utilizan una única bola. Un jugador efectuará el primer golpe de los hoyos impares y su compañero hará lo propio en los hoyos pares. Los jugadores de cada equipo golpearán la misma bola hasta completar los hoyos. La puntuación más baja se adjudica el triunfo y los correspondientes puntos de cada hoyo. El último día de competición tienen lugar los duelos individuales entre los 12 jugadores estadounidenses y los 12 europeos. Al final, el equipo con más puntos se adjudica el triunfo. En caso de empate, el defensor del título conserva el trofeo de campeón.

El mejor golf del mundo se da cita en la Ryder Cup. Veamos quiénes van a ser los grandes protagonistas de esta 40ª edición del torneo. El vigente nº 1 del mundo, Rory McIlroy, encabeza el equipo de Europa después de una temporada fantástica en la que ha logrado importantes triunfos. Ian Poulter siempre juega a un nivel muy alto en la Ryder y puede volver a ser fundamental para el “viejo continente”. El español Sergio García es otro de los nombres destacados de la lista de Paul McGinley; el primer capitán irlandés del equipo europeo.

Ausente Tiger Woods, los estadounidenses cuentan con el siempre imprevisible Bubba Watson, quien ganó su 2º “grande” en abril, Phil Mickelson, que va sumar su 10ª presencia en la Ryder, y jugadores que aúnan experiencia y calidad como es el caso de Jim Furyk. Al frente del equipo: el legendario Tom Watson.

Aunque Estados Unidos suma más títulos, Europa ha ganado 7 de las 9 últimas ediciones del torneo y cuenta con 4 de los 6 mejores jugadores del mundo en la actualidad. Pero la última vez que los estadounidenses ganaron en terreno europeo, el capitán del equipo era Tom Watson, quien con 65 años, es el capitán más “veterano” en la historia del torneo y permanece invicto en la Ryder Cup. Europa necesita sólo 14 de los 28 puntos en juego para retener el título.

La forma actual de los jugadores sugiere que el domingo, por la noche, Europa celebrará la conquista de su tercer título consecutivo. Pero lo ocurrido en anteriores ediciones nos demuestra que nada debe darse por sentado en la emocionante batalla bienal de golf que es la Ryder Cup.