Última hora

Última hora

El negocio de contrabando del petróleo controlado por el Estado Islámico

Leyendo ahora:

El negocio de contrabando del petróleo controlado por el Estado Islámico

Tamaño de texto Aa Aa

El Estado Islámico (EI) dispone de su propio negocio petrolífero, aunque sea en forma de contrabando. El grupo armado ha ocupado tanto en Irak como en Siria numerosos pozos y refinerías y se sirve de ellos en principio para su propia logística. Precisamente, los ataques aéreos estadounidenses se han centrado en las refinerías para impedir que puedan convertir el petróleo en carburante y en un sistema de exportación.

En el norte de Irak, disponen de seis campos petrolíferos sobre los diez del pais. Pero no llegaron a ocupar la refinería de Baiji. Por eso, han concentrado su esfuerzo en el noreste de Siria donde controlan la región de Deir Ezzor, en el valle del Eúfrates. También más al norte, en Hassakeh. En total, siete pozos y dos refinerías.

“Los vólumenes son muy limitados”, explica a Euronews desde Catar el fundador y director del Instituto de Energía de Irak, Luay al-Khatteeb. “Estamos hablando de unos 70.000 o 80.000 barriles al día. En el mejor de los escenarios, se ven camiones circulando por la frontera. El gobierno turco hace lo que puede para controlarla, pero es un terreno muy difícil. Hablamos de unos 1.200 kilómetros de frontera compartida entre Turquía, Siria e Irak”.

La mayoría del petróleo sacado de contrabando de los campos de Siria ha sido vendido a comerciantes en Turquía y comercializado en ese u otros países. En realidad, ya sólo quedaba personal local tras la marcha del personal de las compañías extranjeras. Además, en los últimos días la extracción de crudo ha cesado por cuestiones de seguridad.

“Cualquier comercio con estas cantidades no muy grandes tiene mucho que ver con una red local de contrabando”, añade Luay al-Khatteeb. “Se trata de negocios ilícitos. No veo a ningún tipo de agente financiero internacional implicado. Si el tráfico desaparece, tendrá un impacto mínimo sobre una comercialización mundial diaria de 88 a 90 millones de barriles diarios”.

En realidad, los pozos sirios están en decadencia desde hace años. E incluso hay informes de comercio entre el régimen de Al Asad y el Estado Islámico. Por ello, Damasco se nutre principalmente del crudo suministrado por vía marítima hasta la refinería de Baniyas en el Mediterráneo y otros productos transportados por carretera desde Beirut.

La muestra de que, más allá del drama bélico que se vive en la zona, la incidencia sobre el comercio petrolífero es menor es que el precio del barril de Brent se haya en mínimos desde el verano de 2012. Este viernes se encontraba por debajo de los 97 dólares y, el de Texas, por debajo de 94.