Última hora

Última hora

Cataluña, cuando la mayoría quiere votar

Leyendo ahora:

Cataluña, cuando la mayoría quiere votar

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente del Gobierno catalán, Artur Mas, firmaba el sábado el decreto convocando una consulta sobre el futuro político de Cataluña. Una nueva etapa hacia la independencia que rechaza el Gobierno español. El enfrentamiento jurídico entre Barcelona y Madrid estaba servido. Para el presidente catalán, la única salida es votar:

 Artur Mas. Presidente de Cataluña:
“En democracia debemos resolver los retos que nos depara el futuro con más democracia. A nadie puede asustarne que alguien exprese su opinión con un voto en una urna. Este es nuestro compromiso así nos lo ha mandatado una gran mayoría de catalanes con su voto en las últimas elecciones autonómicas. Cataluña quiere hablar, quiere ser escuchada, quiere votar”.

Comenzaba la cuenta atrás. El Gobierno catalán prepara 8.000 urnas y cerca del 80% de los 947 ayuntamientos catalanes se comprometen a organizar la consulta en sus respectivos colegios elecotorales. En las papeletas dos preguntas: “¿Quiere que Cataluña sea un Estado? Y en caso afirmativo ¿Quiere que este Estado sea independiente?”.

Pero la tensión y los problemas venían de lejos y el divorcio se consumaba el 11 de septiembre en la Diada, la fiesta nacional de Cataluña, con 1,8 millones de personas en la calles de Barcelona, según datos de la Guardia Urbana.

Una respuesta elocuente al diálogo de sordos entre el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el del Gobierno catalán, Artur Mas. Durante su última reunión bilateral, celebrada el 30 de julio, Rajoy negaba toda posibilidad de acuerdo, de voto y de proceso político.

Más allá del debate sobre la anticonstitucionalidad de la consulta, la mayoría de los catalanes insisten en la necesidad de establecer un nuevo marco legal y político para sus relaciones con el Estado.

Vicenç Batalla, euronews:
Para hablar de la convocatoria de este referéndum que enfrenta a Cataluña con Madrid nos acompaña desde Barcelona, Francesc de Carreras, especialista en Derecho Constitucional y comentarista político en los diarios ‘La Vanguardia’ y ‘El País’. Hola, señor de Carreras. ¿La impugnación del Gobierno español al Tribunal Constitucional para el referéndum del 9 de noviembre en Cataluña?

Francesc de Carreras, especialista en Derecho Constitucional:
Bueno, la impugnación, porque lo dice el artículo 161-2 de la Constitución, supone, sin que el Tribunal Constitucional pueda hacer otra cosa, suspender la norma, y por tanto, suspender la convocatoria. En este sentido, desde un punto de vista legal, es imposible hacer el referéndum el 9 de noviembre.
Otra cosa es que se puedan hacer pues parodias de votaciones que es lo que parece que pretenden algunos partidos independentistas.

euronews:
¿Puede forzar incluso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la inhabilitación del presidente catalán, Artur Mas, y suspender la autonomía?

Francesc de Carreras:
No, el presidente Rajoy no puede inhabilitar a Artur Mas ni tampoco puede suspender la autonomía. Vayamos por partes: primero, la suspensión de la autonomía significaría que se suspenden las actividades del Gobierno y del Parlamento de Cataluña, y esto no está permitido en la Constitución. Y en cuanto a la inhabilitación, en este caso del presidente, es una pena del Código Penal que sólo la puede imponer un juez. En todo caso, el presidente del Gobierno puede denunciarlo a la fiscalía, presentar una querella delante de un juez, y este juez será en su caso el que pueda, mediante sentencia, disponer sobre la inhabilitación.

euronews:
¿Por qué no es posible hacer en España una consulta como las que se hicieron en Quebec y hace dos semanas en Escocia? ¿No cabe dentro de la Constitución española?

Francesc de Carreras:
Bueno, cada país tiene su ordenamiento jurídico. En España sólo hay referendos de ratificación de leyes de reformas constitucionales o estatutarias, en el fondo es el final de un proceso legislativo, o bien sólo hay un tipo de referéndum que es el referéndum consultivo, a nivel de Estado, que el presidente del Gobierno lo propone, con mayorías en las Cámaras, etcétera, en casos de especial trascendencia política. ¿Lo podría hacer en Cataluña? Ahí hay dudas de interpretación constitucional sobre si lo debe hacer a todos los ciudadanos de España o sólo a los de Cataluña.

En todo caso, esta sería una vía bastante parecida a la de Quebec, es decir, si hiciera el referéndum en Cataluña, entonces se podrían iniciar conversaciones, negociaciones, entre el Gobierno del Estado y el Gobierno de la Generalitat para ver qué salida se le da a todo esto.

euronews:
En todo caso, ¿en qué puede derivar la frustración de la sociedad catalana si no se celebra ningún referéndum?

Francesc de Carreras:
En la sociedad catalana se puede decir que hay una mayoría que quiera opinar sobre esto, que quiera votar, y también una minoría que quiera la independencia, teniendo en cuenta además que un debate en profundidad, que llegue a todo el mundo sobre las consecuencias de la independencia de Cataluña respecto a su situación en Europa, respecto a su situación como Estado en el mundo, me refiero a una Cataluña independiente, respecto a la economía, todo esto no se ha debatido de manera clara entre otras cosas porque los medios de comunicación catalanes están muy monopolizados, o por lo menos, tremendamente influidos por los sectores más nacionalistas.

euronews:
Gracias, señor de Carreras por sus respuestas sobre este pulso de consecuencias mayores que mantienen Barcelona y Madrid.