Última hora

Última hora

París se viste de primavera-verano

Leyendo ahora:

París se viste de primavera-verano

Tamaño de texto Aa Aa

Estilo urbanita con tintes étnicos. Así ha sido la colección que la diseñadora francesa Barbara Bui ha presentado en París para la próxima temporada de primavera-verano.

Bui asegura haber querido subir a la pasarela diseños familiares combinados con elementos de otras culturas como la budista.

Formas elegantes, simples y desenfadadas se unieron en sus propuestas a estampados orientales. El blanco y el negro dominaron la pasarela junto con algunos modelos en naranja que recordaban a las túnicas de los monjes budistas.

Peter Copping, diseñador de la firma Nina Ricci, se inspiró en los modelos que la casa realizó tras la Segunda Guerra Mundial para promover la moda francesa a pesar de la escasez de materiales.

Siluetas marcadas, líneas de corte claras y precisas, escotes y espaldas descubiertas. Copping hizo uso del color para dar un toque contemporáneo a su colección.

La firma francesa Lanvin que este año celebra su 125 aniversario, se remontó a sus raíces para crear una colección de primavera-verano con códigos actualizados.

A partir de elementos icónicos, como la combinación del negro y el dorado, el director artístico de la casa, imaginó cómo habría sido la obra de la fundadora en la actualidad.

Un proceso que dió como resultado propuestas aparentemente simples y fluídas que se integran como una segunda piel y que ondean a cada paso.

Y el diseñador estadounidense Rick Owens volvió a inspirarse en la pieza “La siesta del fauno” del coreógrafo ruso Vaslav Nijinsky para crear su nueva colección.

Owens hizo desfilar en París túnicas contemporáneas con cierto aire tribal en gris, marrón y negro. Escotes palabra de honor y vestidos cortos. Un minimalismo y una ligereza que el diseñador consiguió gracias a los tejidos.