Última hora

Última hora

Francia prevé en 2015 un recorte de 21.000 millones de euros, pero no bajar del 3% de déficit

Leyendo ahora:

Francia prevé en 2015 un recorte de 21.000 millones de euros, pero no bajar del 3% de déficit

Tamaño de texto Aa Aa

Francia no cumplira con el objetivo de Bruselas de reducir el déficit público por debajo del tres por ciento en 2015, según se desprende de los presupuestos. El ministro de Economía, Michel Sapin, presentó unas cuentas en las que el déficit incluso aumentará respecto al de este año al tiempo que tampoco se cumplirá el objetivo en 2016.

“En el contexto económico desfavorable que conocemos, el Gobierno ha decidido mantener la estrategia presentada en primavera”, justificó Sapin desde su ministerio. “Asumimos el rigor presupuestario, pero rechazamos la austeridad”.

En concreto, el déficit finalmente de este año en Francia será del 4,4 por ciento. Tres décimas más incluso que el año pasado. Y, en 2015, sólo disminuirá en una décima al 4,3. Para 2016, seguirá estando por encima del tres con un 3,8.

A pesar de ello, el Gobierno mantiene un recorte presupuestario de aquí a 2017 de cincuenta mil millones de euros. Para 2015, serán 21.000 millones y saldrán de la Seguridad Social, el Estado, las regiones y los ayuntamientos.

“No se toman las verdaderas medidas”, advierte el economista francés Marc Touati. “Necesitamos una terapia de choque. No la hizo el presidente Sarkozy ni la hace Hollande. Es dramático porque el décifit y la deuda seguirán subiendo. Ahora, aún no se ve mucho porque los intereses que pagamos son muy bajos. Pero un día los mercados se despertarán, los intereses se dispararán y habrá una crisis griega en Francia”.

Una de las alarmas estadísticas es que el total de la deuda pública francesa sobrepasó en el segundo trimestre por primera vez los dos billones de euros. En porcentaje respecto al PIB, se halla en el 95 por ciento y en 2016 debe acercarse aún más al cien por cien.

Este equilibrio que intenta no ser austeridad se traduce por una ligera bajada en los impuestos y, de momento, no mayores recortes. Aunque ya se sabe que el año que viene se reducirán prestaciones sociales y se suprimirán 1.200 puestos de funcionarios. Esperando un crecimiento del uno por ciento, que incluso se considera desmasiado optimista.