Última hora

Última hora

Hong Kong: La "revolución de los paraguas" resiste

Leyendo ahora:

Hong Kong: La "revolución de los paraguas" resiste

Tamaño de texto Aa Aa

Decenas de miles de manifestantes siguen ocupando el centro financiero y político de Hong Kong, que es oficialmente, una región administrativa especial de China.

El movimiento de protesta exige a Pekín que respete su compromiso de permitir elecciones libres y democráticas en 2017.

El verano pasado, en una vuelta de tuerca inesperada, las autoridades chinas decidieron imponer candidaturas de personalidades consideradas patrióticas seleccionadas previamente por una comisión elegida a dedo.

El blanco de todas las críticas de los manifestantes pro democracia es el jefe del Ejecutivo local, Leung Chun-Ying, considerado como la marioneta de Pekín.

La comunidad internacional observa de cerca lo que sucede en Hong Kong, especialmente la reacción china frente a su mayor desafío político desde Tiananmen. El poder comunista no excluye ninguna opción, pero rechaza toda injerencia:

Hua Chunying, portavoz del ministerio de Exteriores chino:
“Queremos hacer hincapié en que Hong Kong es una de las regiones administrativas especiales de China. Los asuntos de Hong Kong son, por tanto, asuntos internos de China, por lo que exigimos que los demás países países sean cautelosos con sus palabras y acciones, y no se involucren ni interfieran de ninguna forma en los asuntos internos de China. No deben tolerar ni apoyar las actividades ilegales, como al movimiento de Occupy Central, ni enviar ninguna señal equivocada al mundo exterior”.

Hong Kong es la tercera plaza financiera del mundo, y hay muchos intereses en juego, pero por ahora, la llamada revolución de los paraguas resiste.

Una situación de tensión extrema, potencialmente explosiva, sigue reinando en Hong Kong. Hablamos de ello con Willy Lam, profesor en la Universidad china de Hong Kong.

euronews:
Profesor, Hong Kong no había vivido una revuelta así desde que China retomó el control de la isla. ¿Qué atmósfera se respira, qué piensan los ciudadanos de a pié? sobre todo ahora que según indican varios informes, los manifestantes amenazan con ocupar edificios públicos si el jefe del Ejecutivo hongkonés, Leung Chun – Ying, no dimite.

Willy Lam:
“Los estudiantes que se manifiestan y los organizadores de la protesta cuentan con un amplio respaldo de la opinión pública. Es sorprendente, porque tradicionalmente, los hongkoneses se preocupan más por la situación económica que por los problemas políticos. Pero ahora, creo que la mayoría apoya a los estudiantes en su enfrentamiento con el Gobierno de Hong Kong y con Pekín. Reclaman la amplia autonomía que se les había garantizado en lso tratados internacionales cuando Pekín retomó el control de Hong Kong.

euronews:
Muchos de los jóvenes de los que habla no habían nacido cuando se produjeron las manifestaciones en Tiananmen, hace 25 años. ¿Qué les hace estar tan determinados y convencidos de su victoria?

Willy Lam:
Hong Kong es, por supuesto, muy diferente del Pekín de hace 25 años. El mundo observa atentamente lo que sucede en la isla y ya ha visto como los policías se retiraban de las calles porque la opinión pública les apoya masivamente.

Por tanto, se espera, con bastante tensión, la decisión de Pekín, porque Pekín tendrá que hacer concesiones para que la revolución y las manifestaciones se apaciguen.

euronews:
¿Cree que harán compromisos? ¿Hay algo que concreto que puedan hacer para salir de esta situación y favorecer una vuelta a la normalidad?

Willy Lam:
Lo que Pekín no quiere, es que parezca que se ha doblegado a la presión de los estudiantes. El poder chino es muy soberbio, no le gusta perder la cara, pero parece que el precio menor a pagar para resolver esta situación pasa al menos por permitir la dimisión del muy impopular jefe del Ejecutivo, Leung Chun – Ying y hacer concesiones sobre el mecanismo electoral para las elecciones del próximo jefe del Ejecutivo en 2017.

euronews:
Cuando el Reino Unido cedió el poder del territorio a China, Pekín hizo una serie de compromisos relativos a los derechos humanos y a la democracia. Muchos temen que las autoridades no sean capaces de cumplir sus compromisos a largo plazo, siendo así, ¿cree que este momento era inevitable?

Willy Lam:
Yo creo que se podía haber evitado porque es una época distinta. El ADN de la política de Hong Kong ha cambiado prácticamente de la noche a la mañana. La gente se arriesga a enfrentarse no sólo a la policía y a la administración de Leung, sino también a Pekin. Por tanto a menos que China use la fuerza, es poco probable que consiga calmar a los manifestantes a menos que haga concesiones.

euronews:
Estaremos atentos a lo que suceda. Profesor Lam, muchas gracias por su análisis de la situación.