Última hora

Última hora

Una etiqueta de caducidad bioreactiva

Leyendo ahora:

Una etiqueta de caducidad bioreactiva

Tamaño de texto Aa Aa

El Banco Mundial lo ha calificado de “vergonzoso”. Se estima que solo en el Reino Unido cada año se tiran a la basura 15 millones de toneladas de comida.

La estudiante de diseño Solveiga Pakstaite ha intentado buscar una solución a este problema y esta es su propuesta:

“He diseñado una etiqueta de caducidad bioreactiva que va cambiando su estado dependiendo del alimento con el que está en contacto. He elegido la gelatina para realizar esta etiqueta porque se trata de una sustancia natural que se deteriora como la comida y porque es sólida cuando la utilizas por primera vez, no se pueden sentir los bultos que hay por debajo. Cuando la gelatina ya está vieja pasa del estado sólido al líquido y es entonces cuando al pasar un dedo sobre la etiqueta se pueden sentir los bultos que indican que el alimento ya no puede ser consumido”.

Pero esta etiqueta que se descompone al mismo ritmo que el alimento también puede ser utilizada para controlar el estado de muchos otros productos como explica su diseñadora:

“Se puede utilizar con cualquier producto perecedero, no tiene porque ser comida. Se puede utilizar incluso para el transporte de órganos, para estar seguros de que la temperatura es la correcta. También se puede utilizar con medicamentos que se estropean muy rápido para saber si todavía se pueden consumir. Se puede utilizar con todo tipo de producto perecedero siempre y cuando estemos hablando de un periodo corto de tiempo”.

Tras haber recibido un premio, la diseñadora Solveiga Pakstaite se prepara ahora para realizar más pruebas con su invento y poder así perfeccionarlo.