Última hora

Última hora

Vivir de las setas

Leyendo ahora:

Vivir de las setas

Tamaño de texto Aa Aa

Denis Loctier, Euronews:
“El bosque es algo más que árboles: champiñones, bayas, nueces y otros tesoros de la naturaleza que desempeñan un importante papel en la bioeconomía de las regiones forestales. ¿Cómo puede contribuir la ciencia a ello?

Llega la temporada de los champiñones y de las bayas en la región de Carelia. Un grupo de científicos europeos trabaja en la parte finlandesa. Ha desarrollado un sistema para medir el valor económico de lo que los bosques producen.

Kauko Salo, Instituto de Investigación Forestal de Finlandia:
“Este sistema es muy útil porque a la gente le interesa saber lo que se va a encontrar cuando viene al bosque para recoger champiñones y bayas. Esas personas sabrán lo que pueden vender a las empresas, libre de impuestos.”

El mercado de la recolección de frutos del bosque, champiñones y plantas, en Europa, excede los 2.500 millones de euros. Incrementar esta fuente de ingresos es el reto de este equipo de científicos.

Jari Miina, Instituto de Investigación Forestal de Finlandia:
“Estamos buscando la relación que existe entre las características del bosque y lo que produce, así podremos aconsejar a la gente a la hora de gestionar los bosques para que produzcan más champiñones y bayas.”

Denis Loctier, Euronews:
¿Cómo funciona esta cadena bioeconómica?

Durante más de 50 años, esta familia de Joensuu ha vivido de la recolección de setas y bayas en el mercado local. Un kilo de champiñones de buena calidad se paga a 4 euros o más, depende del año.

Matti Kontturi, recolector de setas:
“Forma parte de mi fuente de ingresos, si la temporada es buena y le dedico tiempo, puedo llegar a vender 5.000 euros de setas. Una fuente de recursos que crece de manera expontánea en el bosque, ¿por qué no?”

Los científicos buscan métodos para diversificar este negocio que depende de los caprichos del tiempo. Una gestión inteligente de estos recuros naturales que los haga menos dependientes del clima.

Marja Päivänurmi, Joensuun Tuote ja Vihannes Ky:
“La recogida de setas y bayas depende de la lluvia y de la temperatura, tienes que estar preparada con antelación porque nunca sabes lo que va a pasar. Si prevés las cosas, el negocio será bueno.”

Coordinar a todos los integrantes de esta cadena desde los recolectores, a los terratenientes, pasando por los mercaderes hasta los clientes, es el objetivo de este equipo de investigadores.

Robert Mavsar, economista medioambiental, coordinador del proyecto StarTree del Instituto Europeo Forestal:
“Hay muchos ejemplos en toda Europa que nos inspiran. Estamos explorándolos e introduciendo algunos en las regiones que estamos visitando. Pero antes, tenemos que comprender la idiosincrasia y las necesidades sociales locales, porque lo que puede funcionar aquí, en Finlandia, no tiene por qué hacerlo en el sur de España o Serbia, solo estamos viendo las posibilidades que tenemos aquí.”

Una buena solución es gestionar toda la recolección con medio locales. Esta empresa de frutos del bosque muele las bayas en un taller donde almacena la mezcla que, luego, se utiliza para la fabricación de yogures y otros alimentos. Mejorar el etiquetado puede ayudar, según los investigadores, a desarrollar este negocio.

Kari Koljonen, director ejecutivo de Vitalidad nórdico:
“El sistema actual de certificación no permite que estos productos forestales lleven el sello de “alimentos orgánicos”, así que debemos mejorar esto.”

http://star-tree.eu