Última hora

Última hora

Cómo llegó el Ébola a Madrid

Leyendo ahora:

Cómo llegó el Ébola a Madrid

Tamaño de texto Aa Aa

Fue la primera repatriación de un Europeo infectado por el virus del Ébola. Las autoridades españolas activaron un espectacular dispositivo médico militar para transportar con total seguridad desde Liberia al misionero español Miguel Pajares de 75 años.
El 7 de agosto el enfermo aterrizó en la base militar de Torrejón de Ardoz, cerca de Madrid. La sexta planta del hospital madrileño Carlos III había sido evacuada para recibirle. Aunque fue tratado de inmediato con el suero experimental ZMapp, el paciente murió el 12 de agosto.

El 22 de septiembre se procedió a la repatriación de Manuel García Viejo, también misionero y director médico de un hospital en Lunsar, Sierra Leona. Gravemente infectado por el virus del Ébola, el misionero de 69 años falleció el 25 de septiembre.

Treinta profesionales sanitarios, todos voluntarios, se ocuparon de los enfermos.
No hubo noticias nuevas hasta este lunes, cuando la ministra de Sanidad convocó una rueda de prensa:

Ana Mato. Ministra de Sanidad de España:
“En la tarde de hoy se ha identificado un caso secundario de contagio de enfermedad por el virus Ébola de un paciente en nuestro país (…) Estamos trabajando de manera coordinada para dar la mejor atención a la paciente y para garantizar la seguridad de todos los ciudadanos.”

Se trata de una auxiliar de enfermería de 40 años que formaba parte del equipo de 30 voluntarios que se ocuparon de los dos misioneros. El 30 de septiembre, comunicó que se sentía mal. Tenía fiebre, pero no la hospitalizaron porque no presentaba “criterios clínicos sospechosos”, según un responsable de los servicios de salud de Madrid. La enferma no fue internada hasta el martes, tras una agravación de la fiebre.

Ahora las investigaciones se centran en cómo pudo contagiarse, según parece, de García Viejo. Mercedes Vinuesa, directora general de Salud Pública:

Mercedes Vinuesa. Directora General de Salud Pública: “(…)El mecanismo de infección de este profesional que sabemos que accedió a la habitación en dos ocasiones, una previamente al fallecimiento para hacer un cambio de pañal y otra tras el fallecimiento para la recogida del material de acuerdo con la información disponible entró con todo el equipo de protección.”

Lo ocurrido ha llevado a muchos españoles a poner en tela de juicio la repatriación de los misioneros:
“Creo que hicieron mal en traerlos a España, asegura esta madrileña, porque sí, son españoles, pero llevaban ya 20 o 30 años alli, y yo creo que lo mejor hubiera sido dejarlos donde estaban.”

Beatriz Beiras. euronews:
Tenemos con nosotros en euronews desde Madrid al doctor Marciano Sánchez Bayle, pediatra, nefrólogo y portavoz de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública.
Hola doctor. La primera pregunta que uno se hace en vista de los hechos es:
¿Fue un error repatriar a los dos misioneros?

Marciano Sánchez Bayle
Yo entiendo que sí, porque se trajo a España una enfermedad que no existía y además se le prestó asistencia en un centro que no reunía, por lo que se ha visto las suficientes, condiciones de seguridad.

euronews:
El contagio de un profesional sanitario del virus del ébola en un hospital español de la categoría del Carlos III sorprende, y no sólo en la calle sino también a la comunidad científica.
¿Cómo valora usted este hecho?

Marciano Sánchez Bayle:
Yo creo que no ha sorprendido tanto porque el hospital Carlos III es un hospital que se intentó desmantelar por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, con el apoyo del Ministerio de Sanidad y ya no era, en estos momentos, ya no era lo que fue en su día.

euronews:
¿En qué consistio ese desmantelamiento en concreto?

Marciano Sánchez Bayle:
Bueno pues toda la parte que se dedicaba a enfermedades infecto-contagiosas fue cerrada, los profesionales que trabajaban allí fueron desplazados a otros puestos de trabajo, se cerró el laboratorio que ya no tiene este centro, se cerró la unidad de cuidados intensivos. Osea que se disminuyó de una manera muy notable su capacidad para atender enfermos de estas características.

euronews:
Precisamente esta mañana miembros del sindicato de funcionarios CSI/F han dicho a euronews que no siempre se utilizó la ropa de protección 4 obligatoria para el ébola. ¿Habían llegado a sus oídos estas denuncias?

Marciano Sánchez Bayle:
Sí, se habían producido bastantes denuncias en el sentido primero de que había habido poca información y formación de los profesionales sanitarios que intervenían en la atención de estos enfermos y luego que los medios que tenían de protección pues eran insuficientes o no eran de la calidad requerida.

euronews:
Hay muchas preguntas sobre el protocolo que se siguió con la auxiliar de clínica desde que tuvo los primeros síntomas. ¿No se tardó demasiado en aislarla, por ejemplo?

Marciano Sánchez Bayle:
Está claro que lo que habría que haber hecho es aislarla en el mismo momento en que empezó a tener síntomas y el hecho de que haya circulado libremente por la ciudad de Madrid unos días, siendo portadora de la enfermedad, pues añade riesgos suplementarios que hay que considerar de manera importante.

euronews:
Muchas personas no saben exactamente cómo se contagia el virus del Ébola, ¿lo puede usted resumir brevemente?

Marciano Sánchez Bayle:
Es un virus que se contagia exclusivamente cuando se entra en contacto con los fluidos corporales de los enfermos, es decir, la saliva, el sudor, la sangre, la orina, el semen, ¿no? No hay contacto por ejemplo por la vía aerea.

euronews:
¿Cómo valora usted la gestión que está haciendo el ministerio de Sandidad de esta crisis?

Marciano Sánchez Bayle:
A mi me parece muy grave lo que está sucediendo, yo creo que los responsables de la situación deberían de dimitir de manera inmediata, y habría que garantizar que a cargo de la solución y del tratamiento del problema hubiera personas suficientemente cualificadas y suficientemente responsables, lo que no es el caso en este momento.

euronews:
Marciano Sánchez Bayle, portavoz de la federación de asociaciones para la defensa de la sanidad pública, muchas gracias.