Última hora

Última hora

Las minorías religiosas en Irak: "un mosaico que hay que proteger"

Leyendo ahora:

Las minorías religiosas en Irak: "un mosaico que hay que proteger"

Tamaño de texto Aa Aa

Apoyar a los cristianos de Irak. Es el objetivo de la cena organizada recientemente en los jardines del Arzobispado de la ciudad francesa de Lyon.

La reunión, a la que asistieron cerca de 900 personas, selló también el hermanamiento de las diócesis de Lyon y de Mosul.

El menú corrió a cargo de un grupo de iraquíes instalados en Francia desde hace años pero que sobre todo ahora, tienen muy presentes a los miembros de sus familias que siguen allí. Es el caso de Carine:

Carine. Refugiada iraquí en Francia:
“Mis cuñadas y sus hijos fueron expulsados de un pueblo que se llama Batala, pasaron un mes en la calle, durmiendo en las aceras hasta que encontraron la forma de volver a Kirkouk y un lugar donde quedarse”.

De vuelta de Erbil, Faraj-Benoît Camurat, presidente de la asociación Fraternidad en Irak, alertó a los presentes sobre la situación de los refugiados y afirmó que a la crisis humana se suma una crisis sanitaria:

Faraj-Benoît Camurat:
“En el campamento más grande de Erbil, cuando llegamos sólo había 4 duchas para 700 familias, por tanto el principal objetivo era poner otras cuanto antes, porque además ya se estaban empezando a detectar casos de sarna. La acción humanitaria es también conseguir que no haya gente que pase el invierno en una tienda a bajo cero y con la lluvia que se cala por todos sitios”.

Desde el pasado agosto, 200 cristianos de Irak han sido repatriados a Francia. Seis de esas familias se han asentado en Lyon. El sacerdote de la parroquia caldea de la ciudad, Muhannad Al-Tawil, recuerda con nitidez el estado de ánimo de los refugiados a su llegada:

Muhannad Al-Tawil:
“Estaban tristes porque tuvieron que dejar atrás absolutamente todo, lo habían perdido todo de golpe. Algunos también se sentían traicionados de alguna forma por sus vecinos, porque algunos pintaron letras en las casas de los cristianos. Cuando llegaron estaban aún conmocionados, porque habían sido despojados de todo, tenían mucho miedo. Una vez aquí, su único objetivo es recuperar la paz y la tranquilidad. Y luego ya, regularizar su estancia y resolver los trámites administrativos, que es un proceso muy trabajoso y exige mucha colaboración y solidaridad entre los miembros de la comunidad. Me da la impresión de que salen de un problema, que es la salida de su país y luego el peligro, para meterse en otro de tipo administrativo, es un círculo infernal.”

Como colofón a la cita, el arzobispo de Lyon entregó al Patriarca de los católicos de Irak las llaves de una ambulancia destinada a un barrio cristiano de Erbil.

Louis Raphael Sako es patriarca de la Iglesia Católica Caldea. Conocido por su defensa de la libertad religiosa en Irak, ahora aboga por una intervención terrestre y pide ayuda urgente para los perseguidos en su país.

Monseñor Louis Raphael Sako:
“Yo vivo allí y veo a la gente, percibo su sufrimiento, sus miedos, sus esperanzas. Creo que es muy importante sensibilizar a la opinión pública sobre la suerte que corren los cristianos, pero no sólo los cristianos, las demás minorías también.
Su existencia, su presencia, es muy importante para toda la población local, pero también para todo el mundo, porque es un mosaico y hay que conservarlo”.

Raphaelle Djebari. euronews:
La ONU denuncia, cito, “una variedad sorprendente de violaciones de los derechos humanos en Irak”. ¿Lo confirma?

Monseñor Louis Raphael Sako:
“Sí, totalmente. No hay orden, es decir, el Ejército iraquí no controla la mitad del país. No es un Ejército profesional, tenemos problemas con las milicias hasta en Bagdad, y no sólo los cristianos, también los demás. Hay secuestros, amenazas…hay que ayudar a entrenarse al Ejército iraquí, y también, formar un Ejército iraquí profesional para que pueda proteger a todos los ciudadanos”.

euronews:
Barak Obama ha dicho que se necesitarán como mínimo tres años para arreglar la situación en Irak y en Siria. ¿Cree que era necesario dar una fecha?

Monseñor Louis Raphael Sako:
Los discursos de los jefes políticos deben ser equilibrados y no ser “trampas”. Primero dijo: “Hemos subestimado, la inteligencia estadounidense ha subestimado la fuerza y el peso del grupo Estado Islámico”. Y lo dice teniendo satélites que controlan casi todo. Y luego dice que va a durar tres años. Por tanto es un mensaje doble, un mensaje falso.
Es como decirle al grupo Estado Islámico “tenéis tres años por delante, para reorganizaros, para reclutar más combatientes y también más posibilidades de vender el petróleo”, etc. Y a los desplazados es como decirles: “váis a tener que arreglároslas, no váis a poder volver a vuestras casas ni a corto ni a medio plazo”. Tres años es mucho tiempo, la gente se va a ir, la población está desesperada, no va a tener paciencia. Era mejor no decir nada y seguir bombardeando en vez de decir cosas así, porque esas cosas desaniman a la población y dan brío a los yihadistas del Estado Islámico.

euronews:
Usted se ha mostrado favorable a una intervención terrestre. ¿Cree que es la solución?

Monseñor Louis Raphael Sako:
Hoy por hoy, no hay ninguna fuerza militar que pueda acabar con los combatientes yihadistas. Los bombardeos no son suficiente, yo creo que se necesitan tropas terrestres con la ayuda o colaboración del Ejército iraquí o el Ejército kurdo.