Última hora

Última hora

Movitz, surcar las aguas de Estocolmo sin emitir CO2

Leyendo ahora:

Movitz, surcar las aguas de Estocolmo sin emitir CO2

Tamaño de texto Aa Aa

Movitz no es un ferry como los demás. Se trata de un ferry eléctrico que trabajará en las aguas de Estocolmo de manera silenciosa y, sobre todo, sin producir emisiones de CO2.

Movitz, un diseño de la empresa Echandia Marine, realizará el trayecto entre el centro de la capital sueca hasta los barrios de la periferia oeste de la ciudad.

Movitz funcionará gracias a un sistema de recarga rápida. En tan solo diez minutos su batería de níquel-metal hidruro de 180 kilovatios estará llena de energía. El ferry tendrá entonces una autonomía de una hora de navegación a una velocidad de 9 nudos.

Gracias a este sistema, el ferry reducirá sus emisiones en 130 toneladas de CO2 y su coste operativo será un 30% menor.

“Este ferry utiliza un sistema de recarga rápida, es decir, puede navegar un hora tras apenas diez minutos de carga. Gracias a este sistema el ferry puede ser utilizado mucho más tiempo que un ferry eléctrico de carga normal que necesitaría toda la noche para llenar su batería”, explica hans Thornell, responsable de Green City Ferries.

En el centro de Estocolmo se ha instalado una estación de recarga. Pero será solo la primera de una larga lista, aseguran los responsables del proyecto, ya que tras botar Movitz a las aguas de Estocolmo la ciudad espera establecer un sistema de transporte más limpio y sostenible.

“La mayor ventaja de este ferry es que es mucho más respetuoso con el medio ambiente ya que un barco de sus dimensiones emitiría muchísimo más dióxido de carbono, óxido de nitrógeno y otras partículas. Controlamos todo el sistema de recarga gracias a una central eólica. Así que tenemos el control de hélice a hélice”, asegura Thornell.

El capitán del ferry asegura que el funcionamiento de su barco es perfecto, eso sí, mucho más silencioso ya que las vibraciones son mucho menores.

Una olla que se calienta desde su interior mientras gira. Se llama Mag Cook y utiliza imanes que dan vueltas mediante una cuerda de tracción. Gracias a una rápida alternancia de polaridad norte-sur crea una frecuencia electromagnética que genera calor.

Ashley De Garmo es uno de sus diseñadores y asegura que su olla es una buena alternativa frente a aquellas que utilizan fuentes de energía tradicionales.

“Funciona de manera autónoma. Uno no tiene que preocuparse
de la energía ni de pagar electricidad. Una vez que la tienes te olvidas de cómo alimentarla en energía para que funcione”, explica De Garmo.

Además de la olla, De Garmo y su equipo también han diseñado un anillo de inducción. De Garmo asegura que esta tecnología es muy simple y que sería una buena alternativa para personas que viven en zonas con problemas de abastecimiento de energía.

“Es un sistema que puede ser transportado fácilmente y una vez que lo colocas en el lugar donde es necesario lo único que quieres es que sea robusto y que funcione. Creo que existe un mercado para este sistema en las zonas de desastre”, afirma De Garmo.

De Garmo asegura que su próximo desafío es sabér cómo mantener los imanes girando para que la olla permanezca caliente todo el tiempo que sea necesario. Para De Garmo y su equipo este diseño demuestra que gracias a esta nueva tecnología se podría diseñar también un sistema para calentar casas o purificar el agua. Por el momento, aseguran, se trata de una buena alternativa para generar calor gracias, simplemente, a unos imanes.