Última hora

Última hora

Presupuesto: la excepción francesa

Leyendo ahora:

Presupuesto: la excepción francesa

Tamaño de texto Aa Aa

¿Ha perdido Francia el rumbo de sus finanzas o encabeza una revuelta a favor de una nueva gobernanza presupuestaria frente a Alemania?

Este miércoles, el presupuesto francés será examinado con lupa en Bruselas, y como Francia no ha respetado sus compromisos de reducir el déficit, el país podría ser sancionado.

Pero París se muestra firme y asume su derrape alegando “circunstancias excepcionales”.

Michel Sapin. Ministro de finanzas de Francia:
“Defendemos la coherencia de nuestro presupuesto, rechazamos la austeridad. La consecuencia es que el déficit volverá a estar por debajo del 3% en 2017”

En el mes de diciembre de 2014 el desequilibrio de las cuentas públicas será del 4,4% en lugar del 4,1% pronosticado con anterioridad. Para el año próximo ese indicador estará en el 4,3%. Pero además, el déficit estructural no retrocederá aunque los tratados contemplan un esfuerzo de medio punto para los países con déficit excesivo.

La deuda pública de Francia ha sobrepasado la media de la zona euro. Hay una diferencia significativa con la media alemana, por ejemplo.

Tampoco habrá cambios sustanciales en el gasto público pese a los 50.000 millones de ahorro prometidos por el Gobierno de aquí a 2017. También en este apartado, Alemania sale mejor parada que Francia, que
tiene además una de las mayores presiones fiscales de Europa. De hecho, sólo se pagan más impuestos en Dinamarca y Bélgica.

Con este panorama por delante, Francia podría ser multada con 4 mil millones de euros. Para evitar agravios comparativos con ortros países que han tenido que apretarse el cinturón, es poco probable que escape al castigo, a no ser que convenza de la credibilidad de su plan, algo poco probable para este economista:

Marc Touati. Economista:
“No se están tomando las medidas realmente necesarias. Se necesita una terapia de choque, y esa terapia no fue aplicada ni por el Gobierno de Sarkozy, ni lo está siendo con el de Hollande, y ese es el principal drama. El déficit y la deuda van a seguir aumentando”.

Pero hay quien tiene otra visión del problema, como el Gobierno francés, que mantiene desde hace meses un pulso con la Alemania de Angela Merkel sobre la cuestión de la austeridad con el italiano Matteo Renzi como aliado. París y Roma no rechazan el rigor presupuestario pero tienen otra prioridad: el crecimiento.

François Hollande. Presidente de Francia:
“Tenemos que ajustar nuestras políticas presupuestarias en relación con el desafío del crecimiento, porque si todo el mundo se apunta a la austeridad, que no es el caso de Francia, habrá un retraso aún mayor del crecimiento”.

Tenga quien tenga razón sobre el problema de fondo, lo que es seguro es que el contexto de Francia es muy particular: Hollande está muy debilitado políticamente, y una sanción de Bruselas podría favorecer al Frente Nacional. Una eventualidad que probablemente tenga presente la Comisión a la hora de decidir.