Última hora

Última hora

Pistorius: la caída de un ídolo

Leyendo ahora:

Pistorius: la caída de un ídolo

Tamaño de texto Aa Aa

Primer atleta paralímpico en participar en unos Juegos Olímpicos, Oscar Pistorius impresionó a medio mundo por su determinación y sus proezas deportivas.
Apodado Blade Runner, logró correr la semifinal de los 400 metros en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 tras demostrar que sus prótesis no le daban ventaja frente a sus competidores.

Pero el 14 de febrero de 2013, su vida de ensueño dio un vuelco inesperado. Su novia, la modelo de 29 años Reeva Steenkamp murió tiroteada en el cuarto de baño de la casa de Pistorius.

En el transcurso del proceso, el atleta sudafricano dijo haber disparado cuatro veces a través de la puerta cerrada del baño creyendo que estaba defendiéndose de un intruso y no intencionalmente sobre su novia, como aseguraba la fiscalía.

Hipermediatizado, el juicio supuso una dura prueba para las dos familias y para el acusado, que se derrumbó en varias ocasiones, como ésta, cuando describía la escena que vió al entrar en el cuarto de baño:
(….) Rompí la puerta y la tiré hacia un lado… me sente junto a Reeva y rompí a llorar, no sé cuánto tiempo estuve allí. Ella no respiraba”.

Su testimonio dio la vuelta al mundo, al igual que este vídeo, en el que se veía a Pistorius disparando a una sandía. El fiscal, apodado “el pitbull”, volvió a aprovechar la ocasión para intentar demostrar que el acusado asesinó a Reeva en un ataque de cólera.

Pero el veredicto, dado a conocer a mediados de septiembre, resolvió que Pistorius disparó deliberadamente, aunque sin intención de matar, y que además actuó con negligencia frente a la supuesta amenaza de un intruso, ya que tenía otras alternativas, como huir o pedir ayuda, que no habrían provocado una muerte.