Última hora

Última hora

¿Qué pasará en Cataluña después del 9-N?

Leyendo ahora:

¿Qué pasará en Cataluña después del 9-N?

Tamaño de texto Aa Aa

Todas las hipótesis están sobre la mesa aunque muchos analistas apuntan hacia unas elecciones anticipadas. Coincidiendo con la celebración del tradicional Concurs de Castells en Tarragona, euronews habló con los representantes de algunos de los principales partidos para conocer su estrategia política.

Desde Convergència i Unió (CiU), la coalición del gobierno del presidente catalán Artur Mas, preferirían aplazar la convocatoria para invertir la tendencia de los últimos sondeos que les sitúan por detrás de Esquerra Republicana de Catalunya.

Para cumplir su objetivo, el coordinador general de los nacionalistas catalanes, Josep Rull, quiere reforzar su mensaje entre el electorado de centro. “No es lo mismo plantearse el futuro desde un estado independiente que no en una situación subordinada al Estado español. Y nosotros lo que vamos a intentar es conseguir las dos cosas, de poder ejercer el derecho a decidir y de construir el nuevo estado, y a partir de este nuevo estado, nosotros ocupamos un espacio de un centro amplio que es lo que queremos reforzar, queremos reforzar valores como la responsabilidad individual, valores como la justicia social, valores como el ascensor social en Cataluña, valores como la equidad”, señala. “Convergència i Unió y el presidente Mas es una de las pocas excepciones en Europa que en un contexto de crisis económica gestionando los recortes hemos conseguido mantener el Gobierno”, añade Rull.

La práctica totalidad de las encuestas publicadas indican que Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) sería la fuerza política más votada. Sus dirigentes empiezan a prepararse para gobernar más tarde o más temprano.

“Bien la estrategia de Esquerra Republicana de Cataluña es la de consolidarse como fuerza hegemónica del centro izquierda en Cataluña y por lo tanto ir configurando la alternativa a una mayoría de Gobierno que en el futuro pueda asumir el liderazgo de un país desde las izquierdas, y en estos momentos estamos intentando conciliar un discurso de izquierdas pero que al mismo tiempo incorpore dos elementos, dos vectores políticos muy transversales de la sociedad actual que un es el del independentismo, el de conseguir un Estado propio y al mismo tiempo también añadir el vector, el relato de la regeneración democrática”, comenta su secretario general adjunto, Lluís Salvadó.

Los grandes partidos de ámbito nacional serían los grandes perdedores, especialmente el Partido Popular que en Cataluña sufre como ningún otro las consecuencias del desencuentro entre Mariano Rajoy y Artur Mas. Para el ex secretario general del Partit Popular de Catalunya, Rafael Luna: “En estos momentos Artur Mas se encuentra en una situación sin salida, él ahora quiere tener el apoyo del Parlament de Cataluña, el apoyo de los ayuntamientos, el máximo responsable es él. Hoy se ha abierto un camino, un camino muy peligroso que en cuanto a la convivencia en Cataluña puede afectar bastante. Nosotros decimos simplemente que se cumpla la ley, que estamos dispuestos al diálogo como no podría ser de otra manera pero nosotros lo que decimos en estos momentos es que Cataluña tiene otros problemas y España tiene otros problemas que son más urgentes. Hoy en Cataluña hay una preocupación con el tema de la Sanidad, hay una preocupación con el tema del desempleo, hay una preocupación en muchos aspectos que requieren unas políticas de urgencia.”

El proceso soberanista ha hecho mella entre los socialistas catalanes, obligados a reinventarse día a día. Su propuestas oficiales son una reforma constitucional y una agenda más social contra la crisis como indica el diputado socialista en el Parlament de Catalunya y ex consejero de Gobernación catalán, Xavier Sabaté: “Llevamos cuatro años en los que en Cataluña no se gobierna, unos con la excusa de que todo es culpa de Madrid y que el objetivo principal y único es la independencia”.

“El señor Mas y las fuerzas que le apoyan hablan de una Itaca, una Itaca que no existe, en todo caso es el camino y en este camino de la vida cotidiana de los catalanes y de las catalanas pues nosotros pretendemos estar y ayudar a que la crisis no sea tan agresiva, que no la sufran siempre los mismos, que haya una política progresista y adecuada, y que después resolvamos el problema que tenemos con el resto de España”, reclama Sabaté.