Última hora

Última hora

Un hombre con parálisis vuelve a caminar gracias a un tratamiento pionero

Leyendo ahora:

Un hombre con parálisis vuelve a caminar gracias a un tratamiento pionero

Tamaño de texto Aa Aa

El búlgaro Darek Fidyka, de 38 años, es la primera persona en la historia que logra recuperarse de un desgarre total de los nervios de la columna vertebral.

Tras ser agredido en 2010 con una navaja, Fidyka sufría una parálisis de cintura para abajo que no le permitía andar. Tras dos operaciones y muchos meses de recuperación, ha conseguido volver a caminar gracias a una terapia pionera en la que se le trasplantaron células de su cavidad nasal a la médula espinal, según informa la cadena BBC.

El tratamiento consistió en utilizar las células olfativas envainadas (OECs) que se encuentran en el olfato para que regeneraran los nervios dañados que transmiten mensajes olfativos al abrirles los conductos que van hacia los bulbos olfativos en el cerebro anterior.

Al colocarlas en la medula espinal, las células permiten que los extremos de las fibras nerviosas dañadas crezcan y se unan, haciendo posible su regeneración.

“Para mí, es aún más impresionante que los primeros pasos del hombre en la Luna”, dijo Geoffrey Raisman, responsable del departamento de regeneración neuronal del Instituto de Neurología de la University College de Londres (UCL). “Creemos que este procedimiento es un gran avance que, si se desarrolla, va a hacer un cambio histórico para las personas con lesiones de la médula”, añadió.

Por su parte, el protagonista de la historia explicó que “cuando apenas puedes mover la mitad de tu cuerpo te sientes impotente, pero cuando comienzas a sentirlo de nuevo es como si volvieras a nacer”.

Los médicos utilizaron más de 100 microinjertos de las células olfativas envainadas situándolas por encima y por debajo de la herida y usaron cuatro finas tiras de tejido nervioso extraídas del tobillo del paciente, que fueron colocadas en la médula espinal y permitieron la regeneración de los tejidos.

Seis meses después de la cirugía, Darek Fidyka dio sus primeros pasos gracias a la ayuda de barras paralelas que le permitían aguantarse, aparatos en las piernas y al apoyo de un fisioterapeuta.

Dos años después, el búlgaro camina ayudado de un andador y ha recuperado algunas de las sensaciones en la vejiga, el intestino y también la función sexual.