Última hora

Última hora

Járkov, tierra de acogida para los refugiados de Donestk

Leyendo ahora:

Járkov, tierra de acogida para los refugiados de Donestk

Tamaño de texto Aa Aa

Antigua capital de Ucrania y segunda ciudad del país, Járkov es además un importante centro industrial, comercial y cultural. Y ahora, lugar de refugio de muchos habitantes de Donestk, que aspiran a vivir tranquilos hasta que puedan volver a sus casas.

Es el caso de Serhiy Kurchenko, que llegó el mes pasado con su mujer y sus dos hijos. Dejaron atrás su piso medio destrozado por los bombardeos.

Serhiy Kurchenko:
“Había explosiones por todas partes. Tuvimos que irnos a dormir al sótano, pero como el cuarto de baño estaba en casa, había que subir corriendo a toda velocidad, y eso, sólo cuando todo estaba tranquilo fuera “

Aunque ayudaron a su familia a conseguir alojamiento, lo que más le preocupa es no poder planificar su futuro ni el de los suyos.
Para Serhiy, garantizar la seguridad y restablecer la paz en el país será el principal reto del nuevo Parlamento. Además de la recuperación económica de la región, destrozada por la guerra.

Serhiy Kurchenko:
“Lo que realmente necesitamos es una recuperación económica y acabar esta guerra. Y también, hacer que las leyes funcionen de una vez”.

Pisochyn, a pocos minutos de Járkov. En este pueblo está una de las mayores escuelas de la región. Más de mil alumnos estudian aquí. Algunos lo hacen en ruso, otros en ucraniano.

Hay cerca de 40 alumnos de las zonas en conflicto. Svitlana Lukyanenko, profesora de lengua y literatura rusas, asegura que aquí los idiomas nunca han sido un problema. Por eso no entiende ni los motivos del conflicto, ni que haya tomado tales proporciones.

Svitlana Lukyanenko. Profesora de lengua y literatura rusas:
“El idioma que habla una persona no es importante. Estamos abiertos a todo el mundo. No nos supone ningún problema que alguien sea del Este o del Oeste de Ucrania”.

Svitlana asegura que en los últimos meses han cambiado muchas cosas. Pero está convencida de que pese a las secuelas de la guerra, ahora hay una oportunidad real de reformar el país. Y eso es lo que espera del Gobierno y del nuevo Parlamento.

Svitlana Lukyanenko, profesora de lengua y literatura rusas:
“Tenemos muchas preocupaciones, por supuesto. En primer lugar nos preocupan los precios de los servicios públicos. Las facturas de la calefacción llegan en noviembre, y la verdad es que nos aterroriza no poder pagarlas. Los precios del agua caliente y del gas también han subido mucho. Así que las facturas van a ser tremendas”.

Las aspiraciones políticas de Járkov no están aún del todo claras. Algunos políticos pro-rusos locales y los aliados del anterior ejecutivo también se presentan a las elecciones parlamentarias. Los resultados de los comicios mostrarán a quién están dispuestos a dar un voto de confianza.

Serhiy Zhadan, autor ucraniano: “Es imposible cambiar nada si no hay entendimiento”

- Angelina Kariakina, Euronews:
Estamos en la ciudad de Járkov, prácticamente en primera línea del frente tras los últimos acontecimientos en el Este de Ucrania. ¿Qué ha cambiado en los últimos seis meses? ¿Qué ambiente se respira en la ciudad? Hablamos de todo ello con uno de los autores más conocidos de Ucrania, Serhiy Zhadan. ¿Por qué se mantiene la situación actual en Járkov? Hace muy poco la ciudad estaba a punto de caer en manos de los separatistas, pero al final ha resistido. ¿Por qué?

- Serhiy Zhadan:
Creo que hay dos razones. La primera es cómo se ha autoorganizado la comunidad local. El despertar de la sociedad impidió que los separatistas se apoderasen de la ciudad. Pero al mismo tiempo, los que no apoyaron la posición pro-ucraniana, tampoco apoyaron a los separatistas. Ese es uno de los factores más importantes que ha marcado la diferencia entre Járkov y otras ciudades de Ucrania del Este. Una vez que la ciudad se enfrentó a un peligro real, la gente se movilizó, se volvió activa.
Járkov se levantó como parte del país. Por otra parte, las autoridades locales lograron mantener la situación bajo control. No sabemos lo que podría haber sucedido si la policía no hubiese intervenido en abril.

- euronews:
¿Cómo han cambiado la forma de ver las cosas en este momento del conflicto?

- Serhiy Zhadan:
Por un lado, hay una parte externa, visual: la ciudad está cubierta de flores azules y amarillas, los colores de la bandera ucraniana. Pero también hay algunos cambios internos, que son más importantes, por supuesto. Mucha gente que nunca se había identificado con este país, de repente se dieron cuenta ellos mismos de que son ciudadanos de Ucrania. Sí, puede que no te guste lo que pasa aquí, pero sienten la necesidad de defender su país, porque de lo contrario, existe el peligro de perderlo.

- Euronews: ¿Cómo cree que se van a desarrollar las cosas?, ¿cómo solucionar el conflicto?

- Serhiy Zhadan:
Supongo que sólo podría resolverse a través de esfuerzos conjuntos. Es imposible cambiar nada si no hay entendimiento, ni apoyo, ni la voluntad de iniciar un diálogo desde el otro lado de la línea del frente.

Los voluntarios, pieza clave para los desplazados ucranianos

Hace 3 meses que Hanna y su hija se mudaron de Donetsk a Kiev. Quería que la niña creciese lejos de las explosiones y de los hombres armados omnipresentes en su ciudad natal. Planeaban quedarse en casa de unos familiares y luego alquilar su propio apartamento. Pero muchos propietarios desconfían de los inquilinos del Este. Para los desplazados, tampoco es fácil encontrar trabajo.

Hanna Horycheva. Desplazada:
“Fui a una entrevista de trabajo, pero no me lo dieron. Me decían: “las cosas pueden mejorar y entonces se irá a Donetsk”. Yo les dije, “bueno, pero si no me gusta el trabajo, también puedo dejarlo cuando quiera, ¿cuál es la diferencia?”.

Sin embargo, la mayoría de los refugiados tienen más suerte. Volodymyr y Diana tienen 10 hijos, cinco de ellos adoptados. La familia se fue de Donetsk en junio, y se trasladó a Kiev. Tras enviar numerosas solicitudes a las autoridades locales pidiendo ayuda para encontrar alojamiento, un particular les propuso directamente construirles una casa.

Volodymyr Rodikov. Desplazado:
“Para mí es un regalo del destino. Para ser sincero, no lo esperábamos. No esperábamos semejante acogida. Figúrese, alguien va a construirnos una casa”.

Ahora no están seguros de volver a Donestk aunque la situación mejore. Ya no es sólo la guerra lo que les impide regresar, sino la brecha abierta en las relaciones con sus familiares y vecinos.

Volodymyr Rodikov. Desplazado:
“Mis padres me entienden, me apoyan. Pero mis tías, hermanos, y primos desaprueban nuestra decisión de vivir aquí. No entienden que tengamos una actitud positiva hacia Ucrania”.

A la espera de su nueva casa, la familia vive en un refugio. Los voluntarios aportan la comida y la ropa de abrigo.

Desde la invasión rusa de Crimea, han surgido cientos de asociaciones de voluntarios en Ucrania.

Heorhiy Tuka. Voluntario:
“Estás son las medicinas que vamos a llevar dentro de poco a los hospitales. Aquí hay ropa interior térmica, calcetines”.

Todos los días, varias personas llaman a la oficina de esta ONG para llevar productos o dinero en efectivo. Las contribuciones individuales oscilan de 2 a 40.000 euros.

Heorhiy Tuka. Voluntario:
“Tenemos nuestro héroe local, que es un hombre de 80 años originario de Moscú, pero que ahora vive en Kiev. Cada mes, cuando Moscú le manda la pensión, nos lleva una parte a la oficina “.

Cada semana los voluntarios envían también de 2 a 3 camiones llenos de equipamiento militar a Donetsk.