Última hora

Última hora

Optimismo tras el test de estrés del Banco Central Europeo a la banca de la Eurozona.

Leyendo ahora:

Optimismo tras el test de estrés del Banco Central Europeo a la banca de la Eurozona.

Tamaño de texto Aa Aa

A día de hoy se ha detectado un déficit de capital en trece de instituciones bancarias, por un total algo inferior a los 10.000 millones de euros.

El país peor parado fue Italia. El Monte dei Paschi de Siena necesita más de 2000 millones de euros y la Banca Carige más de 800. También tienen problemas de déficit la Banca Popolare de Vicenza y la Banca Popolare de Milan, aunque según el Banco Central italiano, no necesitan recapitalizarse.

“Creemos que el resultado de este examen tan minucioso confirma la fortaleza del sector bancario italiano, porque si añadimos al escenario en el que ha tenido lugar este test de estrés todo lo que que ha ocurrido con la economía italiana, con cinco años consecutivos de recesión… Se trata de un escenario extremo, pero sólo dos bancos han suspendido la prueba”, declara Giovanni Sabatini, director general de la Asociación de Bancos Italianos.

En Grecia son Eurobank y el Banco Nacional de Grecia los que necesitan 1.760 y 930 millones respectivamente. Los datos generales sobre la banca helena se perciben de forma positiva.

“En Grecia, ambos bancos y el gobierno han recibido con satisfacción los resultados de la prueba. Los fondos adicionales que las instituciones bancarias griegas necesitan son mínimos. Visto que desde ahora se puede considerar que los bancos cuentan con suficiente capital, se espera que empiecen a financiar la economía real, ya que el país está sufriendo para dejar atrás los ya seis años seguidos de recesión”, explica nuestra corresponsal en Atenas Symela Touchtidou.

Coincide Theodore Fessas, presidente de la Federación Griega de Empresas: “Creemos que es una buena noticia. Permitirá a los bancos bajar sus tipos de interés en los prestamos a negocios, para que del 5%, 6%, 7% u 8% pasen al 2% o al 3% para igualar a los que se imponen a las empresas europeas. También esperamos que los bancos empiecen a solucionar la morosidad, los préstamos no rentables, para que la economía griega salga de este empantanamiento financiero en el que esta atrapada y vuelva a la senda del crecimiento”.

Además, dentro de la lista de suspensos del BCE hay bancos de Portugal, Austria, Irlanda, Bélgica, Eslovenia y Chipre. Las entidades disponen de dos semanas para presentar un plan de recapitalización. Después tendrán de nueve meses para llevarlo a cabo y solucionar sus problemas.