Última hora

Última hora

Los niños de Europa, principales víctimas de la crisis económica.

Leyendo ahora:

Los niños de Europa, principales víctimas de la crisis económica.

Tamaño de texto Aa Aa

Un informe de Unicef avisa que desde 2008, 2,6 millones de niños han caído en la pobreza en los países ricos de la OCDE y de la UE.
En la mitad de esos países, uno de cada cinco niños vive en la pobreza.
Desde 2008, el porcentaje de hogares con menores que no pueden comprar carne, pollo o pescado cada dos días se ha más que duplicado en Estonia, Grecia e Italia.

En Portugal, los niños han pagado cara la austeridad: entre 2009 y 2012, más de 546 mil menores perdieron el derecho a las ayudas familiares, es decir, el 30% de los beneficiarios.
En los peores momentos de la recesión, los comedores escolares proporcionaban el único plato caliente del día para muchos de los niños, por lo que abrían incluso en vacaciones escolares.

En España, las familias con hijos han dado un salto atrás de 10 años, sobre todo las de clase media. Especialmente afectado por la crisis, España es el tercer país en términos de pobreza infantil por detrás de Grecia y Estonia.

Nunci Cuñado. Fundadora del programa de ropa para la Cruz Roja de Alcorcón:
“Antes teníamos menos españoles y ahora por el tema que estamos viviendo hay más españoles que han llegado hasta nosotros. Principalmente piden ropa de niños”

La crisis también ha golpeado con dureza a los adolescentes. En la Unión Europea hay 7 millones y medio de jóvenes de entre 15 y 24 años que ni estudian ni trabajan, un millón más que en 2008. Una amenaza para el futuro según estos padres irlandeses.

Michelle Myers: “La mayoría de nuestros hijos y probablemente también los de la próxima generación terminarán emigrando porque en Irlanda no hay nada que hacer”.

David Myers:
“Va a ser muy duro cuando crezcan, porque no va a haber trabajo para ellos”.

La pobreza infantil determinará una generación entera e influirá en las tasas de fertilidad, productividad y crecimiento, e incluso en la vinculación de los ciudadanos a las instituciones y a la democracia, según UNICEF.