Última hora

Última hora

Miles de húngaros en pie de guerra contra el impuesto a internet

Leyendo ahora:

Miles de húngaros en pie de guerra contra el impuesto a internet

Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno de Víktor Orbán hace frente a la protesta más multitudinaria desde su llegada al poder, en 2010. El anunciado impuesto a internet sacó el martes a las calles de Budapest a decenas de miles de personas. El descontento ciudadano también se dejó oír en otras ciudades húngaras. Era la segunda noche de protestas contra el proyecto que prevé el pago de 50 céntimos de euro por gigabyte navegado. El Ejecutivo espera recaudar unos 60 millones de euros al año.

Durante las protestas, los manifestantes enarbolaron la bandera de la UE y corearon eslóganes pro europeos. Sus detractores acusan a Orbán de estar orientando su Gobierno hacia el Este.

Pese a las críticas ciudadanas y de la oposición, el Gobierno conservador prevé adoptar este y otros impuestos el mes que viene en el Parlamento, donde goza de una mayoría de dos tercios.

euronews:
Nos hemos puesto en contacto con nuestra corresponsal en Budapest, Andrea Hajagos. Andrea, has cubierto las dos protestas, ¿qué personas han salido a las calles y por qué lo han hecho después de esta medida en particular? ¿Hay otros temas aparte del impuesto a internet?

Andrea Hajagos:
Lo realmente interesante es ver que en ambas protestas había gente de todos los segmentos de la sociedad. Destacaba la presencia de jóvenes. Esto es raro, los jóvenes por lo general no participan en manifestaciones políticas. La mayoría de ellos salieron a las calles, realmente, por el impuesto a internet. A pesar de que el Gobierno se ha comprometido a imponer un techo de 2,3 euros al mes y que insiste en que correrá a cargo de los proveedores de internet, los manifestantes consideran que es el principio para gravar el uso de internet, lo que es totalmente inaceptable. Ellos piensan que esto limita la libertad de información, que es un pilar importante de la democracia. También he conocido a numerosas personas que afirman que esta es la gota que colma el vaso, justo después del escándalo diplomático con Estados Unidos, que prohibió a funcionarios del gobierno de Hungría entrar en su territorio acusándoles de corruptos. Según la prensa húngara, el presidente de la Autoridad Tributaria está en la lista. Es por ello que se pudo escuchar y leer eslóganes diciendo: “no pagamos impuestos a los criminales”. Muchos están también enfadados porque cuando el Gobierno socialista quiso imponer un impuesto sobre internet en 2008, el entonces partido de oposición Fidesz se opuso. Así que podemos decir que el impuesto a internet se ha convertido en una cuestión simbólica en Hungría.

euronews:
¿Qué va a suceder? ¿Es posible que el Gobierno dé marcha atrás o, en caso contrario, habrá más protestas?

Andrea Hajagos:
Un miembro del Gobierno ha dicho este miércoles que no dará marcha atrás, que habrá un impuesto a internet y que se espera que el Parlamento lo apruebe a mediados de noviembre.

Los organizadores dicen que entonces, seguramente, seguirán protestando. He hablado con el analista Gabor Török, quien afirma que Víktor Orbán no tiene elección. Habría sido una sabia decisión retirar el proyecto antes, pero ahora sería un signo de debilidad o derrota.

Víktor Orbán no es famoso por dar marcha atrás. A pesar de todas las protestas, siempre se aferra a sus ideas. Pero en este caso está poniendo un arma muy poderosa en manos de sus adversarios.