Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Bukhart Veigel, el hombre que creía en la libertad


Cultura

Bukhart Veigel, el hombre que creía en la libertad

Mientras Alemania se prepara para celebrar el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín, Burkhart Veigel sigue organizando recorridos por la capital alemana.

Burkhart conoce a la perfección la ciudad. Tras la construcción del muro ayudó a cientos de personas a huir de Alemania del Este.

Hoy su recorrido nos lleva a uno de los pocos túneles que todavía se pueden visitar. Éste se encuentra cerca de la frontera de Heidelberger Straße.

Para Burkhart Veigel, que creía sobre todo en la libertad, la historia debe ser recordada.

“Esta historia no debería ser olvidada, todo el mundo debe saber lo que ocurrió. A pocos metros de aquí existía una dictadura absurda, no te dejaban pensar libremente, no podías decir lo que querías, no había debates ni discusiones. Y eso era algo impensable para mí”, asegur Veigel.

Burkhart Veigel empezó a estudiar medicina poco después de la construcción del muro. Ayudó a escapar a un total de 650 personas. Su actividad era muy arriesgada. Pero no era el único que lo hacía, aunque sí uno de los mejores.

“De los 75 túneles que había en Berlín solo 19 eran utilizables. Unas 300 personas los utilizaron para escapar. A través de los alcantarillados creo que escaparon 800 personas y con papeles falsos unas 10.000. En los documentos de la Stasi se había escrito sobre mí que los pasaportes que falsificaba era muy parecidos a los reales. Yo era el mejor, sabía lo que hacía”, dice.

Cuando cayó el muro, en noviembre de 1989, Veigel vivía en Stuttgart, en el sur del país.

“Por supuesto que me puse a gritar de alegría frente a la televisión, explica. Estaba muy emocionado. Era justamente lo que queríamos y lo que esperábamos. De repente, éramos libres. Fue la experiencia más importante de mi vida. Al día siguiente mis hijos preguntaron por qué papa había llorado. Por primera vez les conté a lo que me había dedicado”.

La policía secreta de Alemania del Este, la Stasi, intentó secuestrarlo en dos ocasiones en Berlín Occidental. Por razones de seguridad Burkhart Veigel decidió abandonar finalmente la capital.

Selección del editor

siguiente artículo
Wadi Hanifa, el renacimiento de un oasis urbano

life

Wadi Hanifa, el renacimiento de un oasis urbano