Última hora

Última hora

Cabo Verde, en la cresta de la ola

Leyendo ahora:

Cabo Verde, en la cresta de la ola

Tamaño de texto Aa Aa

En esta edición de Target viajamos a Cabo Verde, estado insular situado en el Océano Atlántico, frente a las costas senegaleses.

A unos 500 kilómetros del continente africano, este archipiélago volcánico trata de maximizar su potencial económico.

El turismo representa una parte importante del PIB de las diez islas que componen el archipiélago de Cabo Verte. Esta antigua colonia portuguesa es un destino de ensueño para quienen quieren disfrutar de la playa durante todo el año.

Allí no faltan las oportunidades de desarrollo en la actividad turística.

“Además del mar y la playa, las autoridades locales saben que el futuro crecimiento económico del país dependerá de una amplia inversión.”

José Armando Duarte es Presidente de Cabo Verde Investments:

“Cabo Verde se impone como un sólido destino turístico. Por supuesto, ofrecemos oportunidades de inversión en el sector turístico, pero también en otros sectores. Queremos que nuestro país se convierta en una gran plataforma dedicada a los servicios en medio del Atlántico.”

Recientemente uno de los mayores complejos hoteleros de Cabo Verde ha abierto en la Isla de la Sal. Con un coste de más de 120 millones de euros, puede alojar a 3.000 personas e incrementará el flujo turístico en un 40%.

Los socios extranjeros involucrados dicen que el proyecto no hubiera sido posible sin las medidas gubernamentales que promueven la inversión.

Entre ellos, un servicio de ventanilla única con el que se aceleran los procedimientos administrativos y se reducen los costos.

Las autoridades proponen compartir los riesgos, asegurando la construcción de infraestructuras básicas en las zonas turísticas, sobre todo en las islas de Boa Vista y Maio.

Estas islas ofrece otros sectores con oportunidades de inversión como las tecnologías de la información, las energías renovables y la pesca. Quienes apuestan por este archipiélago no solo aprecian el clima y la hospitalidad de la gente, sino también un contexto particularmente apacible.

“Para los promotores como yo, es muy importante la estabilidad política, asegura Jacques Monnier, propietario del nuevo Hotel Hilton. No podemos invertir un montón de dinero en un país si no estamos seguros de que todo va a ir bien durante años. Y este es el caso en Cabo Verde. Es un país pequeño, todo el mundo se conoce y nunca hay problemas.”

El gobierno de Cabo Verde espera duplicar el número de visitantes en el país y pasar a un millón de turistas anuales dentro de tres o cuatro años. Haciendo hincapié en mejorar las instalaciones clave, como los cuatro aeropuertos internacionales.