Última hora

Última hora

El turismo espacial, en la encrucijada tras el accidente de Virgin Galactic

Leyendo ahora:

El turismo espacial, en la encrucijada tras el accidente de Virgin Galactic

Tamaño de texto Aa Aa

¿Renunciará Leonardo di Caprio a su billete al espacio tras estrellarse el viernes pasado una nave de prueba de Virgin Galactic en el desierto californiano de Mojave y dejar a un piloto muerto y otro grave? Como otras 650 personas, el actor estadounidense compró hace tiempo su pasaje para realizar un viaje de tres horas suborbitales. Es decir, elevarse hasta cien kilómetros por encima de la Tierra para poder disfrutar sin gravedad durante tres o cuatro minutos de la oscuridad cósmica.

El futuro viaje en una nave del británico Virgin Galactic cuesta 250.000 dólares y en él podrán embarcarse hasta seis personas, a parte de los dos pilotos. Su rival, el estadounidense XCOR Aeorospace creado en 1999, pide cien mil dólares aunque en este caso habrá un solo pasajero.

El millonario Richard Branson, propietario de Virgin Galactic, asegura que el proyecto continúa a pesar del accidente una vez se hayan aclarado las circunstancias. En principio, el primer vuelo turístico debía hacerse de aquí a finales de año para transportar después quinientas personas anualmente. De momento, como prueba de confianza, Branson mantiene que en este primer viaje irán él y sus hijos.

Está por ver también la reacción de otros magantes que invierten en el espacio como el creador de PayPal y Tesla Motors Elon Musk (Elon Musk’s Space X), los propietarios de Google Larry Page y Eric Schmidt (Planetary Sciences) y el de Amazon Jeff Bezos (Blue Origin). En el caso de Virgin Galactic, hay cuatrocientos ingenieros trabajando desde 2007 para poder lanzar el primer vuelo comercial desde la base ‘Spaceport America’, en Nuevo México.